Toño de Valdés | Play ball!!!

Parecía complicado que tuviéramos temporada, sin embargo, no todo es color de rosa.

logo

A partir del próximo miércoles primero de julio los 30 equipos de las Grandes Ligas deberán reportar al Spring Training, lo que significa que tendremos temporada 2020 de la MLB.

A pesar de que dueños y peloteros no llegaron a un acuerdo salarial, el comisionado Rob Manfred utilizó la facultad que tiene sobre la liga y le anunció a la comisión de jugadores lo que tanto querían saber: Cuándo y dónde se juega a la pelota.

La campaña- si el coronavirus lo permite- daría inició el 23 o 24 del próximo mes con un total de 60 partidos de temporada regular en 66 días - 10 partidos ante cada uno de los rivales divisionales y 4 partidos contra rivales regionales interligas.

La postemporada arrancaría el 29 de septiembre para jugar la Serie Mundial a partir del 20 de octubre con un posible juego 7 el 28 del mismo mes.

El pago para los peloteros será del cien por ciento de manera prorrateada de sólo los 60 partidos que se jugarían y con un posible bonus en casa de jugar playoffs. Los intercambios entre equipos se podrán dar hasta el 31 de agosto y cada roster contará con 60 jugadores.

Algunos de los cambios a las reglas convencionales son:

-Habrá bateador designado en la liga nacional.

-Los extra innings iniciarán con corredor en segunda base para ambos equipos.

Parecía complicado que tuviéramos temporada este año y la noticia nos hace felices a los aficionados al béisbol, sin embargo, no todo es color de rosa.

El próximo año vence el vigente contrato con la asociación de jugadores por lo que se tendrá que renovar de manera conjunta y la forma en la que tanto dueños como directivos han manejado el tema de la pandemia no tiene contentos a los peloteros.

Esto lleva a que haya una posible huelga, algo que no sucede desde 1994 y la próxima campaña podría quedar en el limbo. Todos ansiamos que las fricciones se puedan solucionar y se lleven a cabo la grandes ligas de manera regular.

Por el momento, solo queda disfrutar, insisto, si el coronavirus lo permite, de una temporada diferente, recortada, pero con toda la emoción de los diamantes.