Earl Thomas: se va pero no se va

Earl Thomas, flamante safety de los Ravens, se dice feliz de llegar a Baltimore, aunque no ocultó sus sentimientos por Seattle

REDACCIÓN
logo

Earl Thomas se mudó a Baltimore, pero al menos parte de su corazón se quedó en Seattle.

El safety All-Pro podría haber hecho una seña obscena hacia las laterales de los Seahawks en su último acto con Seattle, pero Thomas dice que ya no está molesto por cómo terminó todo.

Thomas le dijo a The Rich Eisen Show que espera firmar un contrato ceremonial en Seattle antes de alejarse de la NFL.

"Me imagino retirarme como un Seahawk", le dijo Thomas a Eisen. "Nunca lamentaré estar allí. Sabes, todavía amo a mis compañeros de equipo. Definitivamente me veo firmando tal vez un contrato de un día, y con suerte, colgarán mi camiseta en las vigas del club", señaló.

Thomas ganó tres reconocimientos All-Pro y seis Pro Bowls durante sus nueve temporadas en Seattle. Vital en la famosa "Legión de Boom", Thomas cerró la mitad del campo durante la carrera de los Seahawks hacia el Super Bowl XLVIII.

El jugador de 29 años firmó un contrato de cuatro años por un valor de 55 millones de dólares con los Baltimore Ravens el mes pasado.

Su relación con Seattle se agrió en el último tramo ya que el equipo no cumpliría con sus deseos contractuales. A pesar de cómo terminó, Thomas dijo que sabe que es solo parte del negocio.

"Mis sentimientos hacia la organización en ese momento, estaba muy acalorado, muy frustrado", le dijo a Eisen sobre el gesto que hizo hacia Pete Carroll en su último partido.

"Pero cuando miras la bendición que la organización de los Ravens ha creído en mí y me dio este mega contrato, dejé todo eso atrás y comencé a concentrarme de inmediato en mis nuevos compañeros de equipo y en la organización de los Ravens”, aseguró.

Pero obviamente, todo eso hemos pasado (en Seattle), todo lo que le di a ese equipo, sentí una falta de respeto. Pero sé que es un negocio, sé que tienen otros tipos que deben pagar, como Russ [Russell Wilson], Frank Clark, Bobby [Wagner], y también son muy merecedores ".