UFC, la única liga que no se hinca ante el coronavirus

¿Hace bien el Ultimate Fighting Championship en no postergar su evento 249?

logo

La postura de UFC, la liga más exitosa de Artes Marciales Mixtas, es simple: su evento 249 que verá enfrentar a Khabib Nurmagomedov ante Tony Ferguson el próximo 18 de abril se llevará a cabo a pesar de la pandemia de coronavirus que castiga a los Estados Unidos.

Dana White, presidente de Ultimate Fighting Championship, no se rinde ante la enorme amenaza del COVID-19 y asegura tener en la vista cuatro o cinco ciudades que podrían albergar "el mayor show de la historia", como él mismo lo bautizó.

"Trataré de concretar Khabib vs Ferguson el 18 de abril y recuperar la normalidad en este país. Tenemos cuatro o cinco sedes en este momento y seguimos en negociaciones. Después hay que averiguar quién puede pelear, quién no, qué podemos hacer y sobre eso construiremos la cartelera", comentó White durante el famoso podcast de Mike Tyson.

Las palabras del mandamás de UFC pueden sonar temerarias y hasta alentadoras para algunos, pero la realidad ha demostrado ser devastadora en los últimos días para la Unión Americana, en específico para Nueva York --donde se realizaría la pelea en un principio-- que ha experimentado un acelerado número de contagiados por COVID-19.

Publicidad

White subestima la pandemia e ignora el ejemplo de otras ligas deportivas como la NBA, NFL, MLB, MLS, y NHL, además de las diferentes carteleras de boxeo que pospusieron sus eventos. Y como si fuera poco, culpa a los medios, al estilo de Donald Trump, de exagerar la situación.

"Los medios han hecho que esto sea aterrador. Es una locura y está totalmente impulsado por el miedo. Es muy raro. Creo que en un año o dos vamos a decir, '¡santo cielo, cerramos todo el mundo por esto!'".

UFC 249 está a 19 días de realizarse y White parece muy confiado en cumplir su palabra en beneficio de su liga y sus negocios. Habría que preguntarle a Nurmagomedov y Ferguson, las principales figuras de la velada, si están dispuestos a arriesgar su bienestar en beneficio del espectáculo.