Raúl Méndez | Tiempos de cambio en la Champions

Vienen transiciones para los eliminados y oportunidad para los que buscan tomar por asalto la Orejona.

logo

¿Se imaginan una final entre Paris Saint-Germain y Manchester City en la actual edición de la UEFA Champions League?

Hablamos de los dos clubes más cuestionados por la vieja oligarquía europea porque disponen de un presupuesto casi ilimitado con gobiernos detrás. En el PSG yace el de Catar y en el City la familia real de los Emiratos Árabes Unidos.

La globalización traducida como la búsqueda de nuevos mercados los trajo al futbol en un intento de posicionarse en el mundo occidental y, al mismo tiempo, tratar de “lavar” la imagen que los condena por innumerables violaciones a los derechos humanos.

En lo estrictamente deportivo, tanto PSG como Manchester City han revertido en los tribunales los sanciones en su contra, pero no han logrado sacudirse del dedo inquisidor de sus críticos que supuestamente abogan por el equilibrio de fuerzas en el futbol europeo.

Son los mismos clubes que históricamente han dominado sus respectivas ligas y aparecen como los campeones habituales a nivel continental.

Dos de ellos, Real Madrid y Juventus, estrenaron su reciente título liguero con una pronta eliminación en la Champions.

La fórmula de Zinedine Zidane basada en la solidez defensiva y la eficacia en ataque -ganar con lo justo- funcionó en La Liga, aunado al desplome del Barcelona, aunque resultó insuficiente frente al Manchester City.

Sin Sergio Ramos las dudas apuntaban a la defensa central y particularmente en Eder Militao. En esa zona llegaron los errores decisivos pero el pecador fue el confiable Raphael Varane.

Adelante se confirmó que la única vía para el gol es Karim Benzema. Zizou volvió a aferrarse en el frágil Edén Hazard que sólo transmite el miedo a una nueva lesión en el tobillo derecho. Rodrygo y Vinicius apuntan a ser solución de futuro, Isco y Asensio tendrán que ser rescatados mientras que deberán definir si Lucas, Jovic y Mariano tienen futuro en el club.

Zidane se llevó hasta 24 jugadores a Manchester entre los que no aparecieron los autodescartados Bale y James. ¿De haber estado en la banca hubieran tenido minutos como medida desesperada ante los Citizens?

Sin Cristiano Ronaldo a Real Madrid le ha alcanzado para una Liga y una Super Copa en España no así en Europa, donde no ha avanzado más allá de los octavos de final en la Champions League.

Como a su exclub, a CR7 se le niega la gloria continental. Juventus tenia un gran equipo y creyó que para ganar la Copa de Europa con la llegada del astro portugués daría ese salto de calidad. Sin embargo, pese a los registros goleadores de Cristiano, la Vecchia Signora ha decaído en el juego colectivo con todo y su noveno scudetto al hilo. En Italia otra vez nadie le hizo sombra y se coronó hasta con una evidente baja de juego en el cierre que le pasó factura frente a Olympique de Lyon.

Si en el pasado Barça arriesgó con Pep Guardiola y Real Madrid con Zidane hoy la Juve apuesta por Andrea Pirlo, quien apenas unos días antes había sido presentado como entrenador del equipo sub-23 de la entidad bianconeri.

Vienen meses de transición para los eliminados y oportunidad para los que siguen de tomar por asalto a la Orejona en esta edición excepcional y emergente.

Hasta la próxima semana. Cuídense mucho, por favor.