Raúl Méndez | No le hacen sombra al Bayern

Comenzó la fase de grupos de la Champions como terminó la anterior: con un Bayern Munich demoledor.

logo

Comenzó la fase de grupos de la Champions como terminó la anterior: con un Bayern Munich demoledor que lo reafirma como el rival a vencer también por el momento inseguro que viven los clubes que aspiran a arrebatarle el trono.

Como no sucedía hace mucho tiempo Real Madrid y FC Barcelona no figuran entre los principales candidatos a ganar la codiciada Orejona.

Sin Cristiano Ronaldo el Madrid no ha pasado de los octavos de final. La fórmula de Zinedine Zidane cimentada en la solidez defensiva le bastó para quitarle la liga a un Barcelona en auténtica caída libre pero no es suficiente para volver a reinar en Europa.

Eden Hazard ha sido un auténtico fiasco. La manera más absurda de tirar a la basura 100 millones de euros. No existen ni siquiera mínimos parámetros para evaluar su contribución como el galáctico que sucedió al astro portugués dada la fragilidad de su tobillo. Thibaut Courtois, Toni Kroos, Luka Modric, Karim Benzema y Sergio Ramos tiran del navío blanco a la espera que alguno de los “cracks de futuro” firmados por el club dé el salto definitivo y se convierta en solución del presente.

FC Barcelona parece un reality show en el que sus personajes revelan los escándalos que viven a diario en una casa dividida cuya cabeza principal del organigrama está por rodar. El regreso de Ronald Koeman habrá sido la última decisión que tomó el todavía presidente pero no se sabe si el holandés estará la próxima temporada. Para no desentonar en la dirección deportiva hicieron la purga en el plantel sin tener dinero para traer a los refuerzos.

A Lionel Messi se le ve a disgusto. No pudo irse y tiene menos socios alrededor. Philippe Coutinho no es el mismo que aprovechaba sus minutos de cesión en el Bayern Munich, Ousmane Démbelé se quedó por su voluntad porque la intención era venderlo o prestarlo para traer a Memphis Depay y Antoine Griezmann sigue siendo un fantasma. Los que lo han visto dicen que mete goles en su selección porque Didier Deschamps lo pone en su posición. La esperanza se llama Ansu Fati.

En esa lista de favoritos para los apostadores, además del Bayern, figuran Liverpool, Manchester City y Paris Saint Germain.

Hay un antes y después en los Reds con Alisson y Virgil Van Dijk. Son irremplazables, con ellos en la cancha Liverpool puede ganarle a cualquiera. Tan sólo hay que remontarse a la edición pasada cuando fueron eliminados por el Atlético de Madrid al carecer de contundencia pese a que apedrearon el arco de Jan Oblak y porque en el arco inglés no estaba el brasileño sino el español Adrián, una verdadera calamidad que cometió los errores decisivos.

Una oportunidad más tiene Pep Guardiola para conquistar la Champions con el City que volvió a abrir la cartera del Sheik Mansour de los Emiratos Árabes Unidos para solucionar sus serios problemas defensivos siempre aprovechados por cualquier rival.

El otro club-estado, el PSG de Catar acertó con la llegada del portugués Danilo para cubrir las espaldas de las figuras que se desentienden de las labores defensivas. Puede ser también el último intento por Europa si Mbappé decide marcharse al final de la campaña. Fue inesperada la derrota en casa frente al Manchester United en la primera jornada y una advertencia que no pueden confiarse por haber sido finalistas en la edición anterior.

Es sólo el comienzo pero en Munich hace frío en la soledad de la cima.

Hasta la próxima semana. Cuídense mucho, por favor.