Hugo Salcedo | Lo qué hay que saber del campeón de Champions

La competencia fue clave del éxito: los tres jugadores más caros del club iniciaron en la banca

logo

El poderoso Bayern Múnich logró por sexta ocasión el trofeo más ansiado a nivel de clubes, derrotó 1-0 al PSG y así levantó una vez más la Champions League.

Es la tercera ocasión que logra un triplete en su historia - liga, copa y Champions- como había sucedido también en 2013.

Sin embargo, es la primera vez que un club se corona ganando todos sus partidos, una máquina arrolladora desde el inicio de la competición.

Individualmente hubo grandes rendimientos, el más destacado Robert Lewandoski, quien culminó como el campeón de goleo con 15 tantos. De esta forma se convirtió el primer jugador de un club aleman que logra esta distinción.

El autor del gol del título fue un francés que surgió y debutó profesionalmente a los 16 años con el PSG.

Kinsley Coman entregó el triunfo con un certero remate de cabeza. Con apenas 24 años logró su título 19. El fútbol le ha dado una revancha deportiva a un jugador que producto de diversas lesiones ha estado más de 600 días lesionado con el cuadro alemán.

Esas constantes ausencias le impidieron estar en el título mundial de Francia en 2018 y en algún momento pusieron en duda su continuidad como futbolista ya que señaló que si volvía a sufrir una lesión grave anunciaría su retiro.

La final representó para algunos el último partido defendiendo los colores del club. Uno de ellos es el español Javi Martínez, quien fue también parte de la Champions del 2013, la otra gran duda es la de Thiago Alcántara, una de las figuras de la final ha sido señalado como posible refuerzo de muchos equipos entre ellos el campeón de premier Liverpool.

La competencia deportiva interna fue la gran clave del éxito, los tres jugadores más caros de la historia del club iniciaron el partido en la banca. Lucas Hernández, Corentin Tolisso y Javi Martínez no jugaron dé inicio ya que hubo elementos de mejor actualidad.

El responsable de este espectacular nivel es sin duda Hans Dieter Flick, el técnico que asumió como interino tras la salida de Nico Kovac y que llevó a este equipo individual y colectivamente a niveles insospechados.

La revelación del torneo ha sido sin duda Alphonso Davis. Fue un espectáculo por la banda izquierda y con el triunfo se convirtió el primer canadiense en levantar la “orejona” y sexto del área de Concacaf.

Esta conquista le permitirá el cuadro teutón disputar la súper copa europea ante el Sevilla y posteriormente el Mundial de Clubes cuyas fechas aún están por definir.