Sorprenden a Wawrinka

Con la derrota de Stan Wawrinka ante Kei Nishikori, la lucha por el tercer lugar del ranking ATP se mantiene viva

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

LONDRES, Inglaterra, nov. 11, 2016.- Por primera ocasión, Stan Wawrinka perdió un partido de la Copa Masters de la ATP frente a un rival que no ha sido número uno del mundo.

El campeón del Abierto de Estados Unidos, que en los últimos tres años había avanzado a las semifinales del último torneo de la temporada, perdió el lunes 6-2, 6-3 en su primer encuentro en la O2 Arena ante el japonés Kei Nishikori.

"No fue un buen partido en comparación con lo que soy capaz de hacer, eso es seguro", declaró Wawrinka, tres veces ganador de un torneo Grand Slam.

"No creo haber encontrado nada en la cancha hoy. Estuve un poco lento en todo. Dudé mucho de mi juego y de mi movimiento".

El suizo registra un record de 6-7 en el torneo en que compiten los mejores ocho tenistas del mundo, pero sus seis derrotas anteriores fueron ante su compatriota Roger Federer, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic —dos con cada uno.

El descalabro del lunes no significa que Wawrinka haya sido eliminado del torneo, pero afecta sus oportunidades de terminar el año como la raqueta número tres del orbe. Wawrinka, Nishikori y Milos Raonic tienen la oportunidad de cerrar el año en el puesto detrás de Andy Murray y Djokovic.

Nishikori, actualmente en el quinto sitio del ranking mundial, ayudó a su propia causa al romperle el servicio a Wawrinka dos veces en cada set y no permitir un solo break point en su saque.

"No pienso mucho sobre los rankings, pero sería bueno si yo pudiera terminar en 4to o 3ro", afirmó Nishikori. "Veo buenas posibilidades de estar ahí, si puedo jugar bien esta semana".

Aclamado por su público del O2 como nuevo número uno del mundo, el británico Andy Murray inició su participación en el Masters con una victoria ante el croata Marin Cilic, por 6-3 y 6-2.

Murray acabó con la resistencia de Cilic en 90 minutos, en un ambiente de Copa Davis, con los aficionados británicos suspirando en cada golpe del jugador de Dunblane, y desconcertados también cuando a mitad del segundo set Andy se llevó la mano al muslo izquierdo mientras su rostro se crispaba con el dolor.

Fue solo un amago porque Murray sentenció su victoria 74 en este 2016 sin volver a resentirse y jugando mucho mejor en el segundo parcial, donde desarboló a Cilic, que venía de ganar al escocés en la final de Cincinnati (6-4 y 7-5) en su último enfrentamiento.