Nadal avanza con todo y dolor

Rafa Nadal elimina a Karen Khachanov en el US Open para avanzar a Octavos de Final en un partido que dura casi cuatro horas y media

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Rafael Nadal derrotó este viernes en cuatro sets al ruso Karen Khachanov y clasificó a octavos de final del Abierto de Estados Unidos en un partido épico en el que tuvo que ganar dos sets en el "tie break" y superar molestias físicas en su rodilla derecha.Nadal, primer cabeza de serie y ganador en tres ocasiones en Nueva York, arrancó mal y con dolor pero fue remontando y mejorando para acabar imponiéndose en cuatro sets de 5-7, 7-5, 7-6 (9/7), 7-6 (7/3) en un maratoniano encuentro que duró cuatro horas y 23 minutos."Ha sido muy difícil. He pasado por varias situaciones difíciles. Es un gran jugador (Khachanov). Realmente lo veo ganando muchos partidos en su carrera. Tiene un futuro muy grande", dijo Nadal en conferencia de prensa."Ha sido un partido muy exigente, física y mentalmente, pero eso es por lo que practicamos cada día, para jugar grandes partidos, contra grandes rivales", agregó el mallorquín.El español se medirá ahora en la siguiente instancia al georgiano Nikoloz Basilashvili, que se deshizo antes en cuatro mangas de 6-3, 6-4, 1-6, 7-6 (7/4) al argentino Guido Pella.El sol se ocultó, el cielo se llenó de nubes y Nadal llegó a la contienda con la confianza que le daba haberse medido en cuatro ocasiones al ruso, habiéndolo barrido en todas ellas. Y ni siquiera había cedido un solo set.Sin embargo, las cosas arrancaron mal desde el calentamiento. Las cámaras mostraron cómo el español se quejaba desde el vestuario de unas molestias en su rodilla derecha, que ya hicieron que se perdiera el final de la temporada 2017 y el principio de este año."Siempre intento no hablar mucho de estas cosas durante los torneos. Mejor hacerlo después. Pero en mi opinión voy a estar al 100% en mi próximo partido", comentó tras la contienda.Así, visiblemente mermado, cedió su saque en el tercer juego y, aunque recuperó la desventaja, volvió a perderlo en el undécimo para terminar sucumbiendo por 5-7, con un esfuerzo titánico que le pasó factura físicamente. No en vano, en el descanso, tuvo que recurrir al fisio para que le vendara la zona afectada.Sus ocho "winners", por los 23 de Khachanov, hablaban claro de la diferencia entre el uno y el otro. El ruso, además, acompañaba su acierto con ocho "aces".La segunda manga fue una lucha cerrada en la que la inexperiencia del ruso de 22 años resultó decisiva. Tras varios "breaks" y "contra-breaks", con 5-6 en contra pero 40-15 a favor, cuando todo el mundo esperaba ya el desempate, Khachanov cometió dos dobles faltas que insuflaron de aire al español, que olió sangre y no perdonó.Mientras, Nadal gritaba. Saltaba. Celebraba. Sabía de la importancia de no solo seguir vivo en la contienda, sino de ir liderando la batalla en semejantes condiciones.Con la moral alta y el ánimo por las nubes, Nadal no se lo pensó y mordió de nuevo con un quiebre en el tercero. Pero, tras lo visto, el choque estaba llamado a decidirse en el "tie break". Cómo no. Nadal sacó para ganar con 5-4, cedió su servicio y se llegó al juego a vida o muerte, en el que volvió a imponerse la experiencia del español.El domingo aguarda Basilashvili, "un jugador que le pega muy fuerte a la bola" y contra el que el español espera haber dejado atrás las molestias de este viernes. "Creo que ha sido algo menor en general. No hay que darle más vueltas a eso", tranquilizó.Con información de AFP