Los 5 puntos clave del Nadal vs Federer

El capítulo 39 del duelo entre Roger Federer y Rafael Nadal arrojó algunas conclusiones importantes en la arcilla de Roland Garros

FERNANDO VÁZQUEZ
logo

Australia 2009, Roland Garros 2007, quizás Wimbledon 2008. Como si se tratase de un duelo de la década anterior, Rafael Nadal volvió a sacar el punto más débil de Roger Federer en una cancha de tenis: su fragilidad mental.El español borró a Su Majestad como mejor lo sabe hacer: en el polvo de ladrillo sagrado de la Philippe Chatrier, otro día en la oficina parisina. Roland Garros es el hábitat natural de Nadal, aunque con el triunfo de este viernes, también rompió una racha negativa de cinco partidos ante Federer.Es el décimo triunfo de “Rafa” sobre el “Expreso” en Grand Slams, a cambio de tres derrotas y el partido de este viernes reflejó lo que es la tendencia entre estos dos desde hace varios años.A continuación, los puntos clave del triunfo de Nadal ante Federer en la Semifinal de Roland Garros. 

Pez en el agua, como Rafa en la arcilla

Con una racha de viento muy fuerte, el primer set fue de acoplamiento para ambos tenistas. Por momentos, los primeros servicios eran arriesgados pero los segundos, un suicidio. Pero Nadal se adaptó mejor a la adversidad e hizo del viento su amigo. Olió la desesperación de Federer como tiburón a la sangre. 

¡Esos break points, Roger!

Si por algo es recordada la Final de Wimbledon 2008 es (además de la calidad y la emoción de ese partido), por la impotencia de Roger Federer a la hora de fallar en capitalizar break points, algo inversamente proporcional a lo sucedido con Nadal no solo en ese partido, sino en prácticamente todos sus duelos (quizás la única ocasión en la que el suizo invirtió los papeles fue en la Final de Australia del año antepasado).Ahora, en la Semifinal de Roland Garros, se mantuvo un aspecto que caracterizaba a la rivalidad entre estos dos desde hace unos años, aunque Federer ganó 2 de 4, Nadal quebró en 6 ocasiones, pero sobre todo, hubo un game muy especial que no solo significó romper el servicio, sino también el partido. 

El “Momento Nadal”

En el penúltimo game del segundo set, Rafael Nadal hizo un regreso heroico al quebrarle el servicio a Roger Federer con un 40-0 en contra. El momento fue decisivo no solo para llevarse la segunda manga, sino también para quitarle cualquier tipo de espíritu con el que Federer había salido a jugar el segundo parcial. Nadal es quien sabe hacer mejor juego mental de los dos, algo que es muy útil en muchas ocasiones en el tenis, sobre todo cuando hay resto físico. 

Es Su Majestad, pero no es perfecto

Después del decisivo game, Federer desapareció por completo del partido y solamente tuvo un momento de lucidez cuando Nadal ya tenía el quiebre a favor en el último set en un game de la “honra”, su “Canto de cisne” antes de renunciar definitivamente a meter las manos, más por honor que por convicción.Es un hecho: a Su Majestad no se le da luchar en la adversidad, al menos cuando tiene a Nadal en frente. Lo suyo lo suyo lo suyo no son precisamente los regresos, mucho menos en el polvo de ladrillo de París. 

La garra, para mejor ocasión

En el ocaso de sus carreras, ambos tenistas buscan cuidar el factor físico lo más posible. Nadal se caracterizó más por exprimir este aspecto en su carrera, aunque para esta ocasión no fue necesario. La magia del revés a dos manos apareció de forma oportuna en los dos primeros sets para derrumbar anímicamente a Federer y compensó la falta de búsqueda de puntos en la red.Además, el español se tomó las cosas con más calma al cometer solamente 19 errores no forzados en el partido y sobreponerse a los break points de Federer. Además, con el mencionado factor del viento, Nadal supo adaptar mejor su primer servicio. Es decir: Nadal guardó la garra para mejor ocasión y se valió de las debilidades de su oponente.