Kuznetsova, con paso firme en el Masters

Svetlana Kuznetsova doblega a Karolina Pliskova para suma su segunda victoria en el Masters de Singapur

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

SINGAPUR, Oct. 26, 2016.- La rusa Svetlana Kuznetsova, la jugadora más veterana (31 años) y la última en clasificarse para el Masters de Singapur, sumó este miércoles su segunda victoria en el torneo al imponerse en otro interminable choque a la checa Karolina Pliskova por 3-6, 6-2 y 7-6 (6).

En el duelo entre las ganadoras de la primera jornada del Grupo Blanco, Pliskova tuvo demasiados altibajos para contrarrestar la experiencia de Kuznetsova, que se habrá clasificado para semifinales si en el siguiente partido de la jornada la polaca Agnieszka Radwanska gana a la española Garbiñe Muguruza. En ese caso Muguruza estaría eliminada.

Kuznetsova había ganado este lunes a Radwanska y Pliskova se había impuesto a Muguruza, en ambos casos tras superar una bola de partido en contra.

En su segundo compromiso, Pliskova, debutante en el Masters, se puso pronto en ventaja con una rotura que le dio el 1-3. Pero tuvo que hacer frente a una laboriosa reacción de la rusa (3-4), que peleó por obligar a su rival a disputar puntos largos, no siempre con fortuna.

Tras hacer lo más difícil, como recuperarse de ese primer 'break' o superar un 40-0 en contra en el octavo juego, Kuznetsova perdió finalmente este con una doble falta y, ya pensando en la segunda manga, cedió el juego final en blanco (3-6).

La checa, de 24 años y quinta del mundo, aprovechó el bajón anímico de la veterana (9ª) para apuntarse otra rotura de entrada en el segundo set. Fue entonces cuando Kuznetsova ajustó por fin su puntería y, con golpes muy largos hacia los ángulos, recuperó su saque y lo consolidó sin dificultad (2-1).

Pese a una charla con su técnico Jiri Vanek, Pliskova profundizó en su bache y volvió a perder el servicio. La finalista este año del Abierto de Estados Unidos se vio desarbolada por el juego seguro y sin alardes de la rusa, que trabajó punto a punto y se encontró en franca ventaja de 4-1.

Probó entonces Pliskova con el juego de red, lo que le permitió detener la sangría, pero solo de forma momentánea. Tuvo tres bolas de set en contra y cedió a la segunda (6-2).

Kuznetsova mostró más sangre fría en el comienzo del último set, con la elección del golpe adecuado en cada ocasión (2-0). Una rotura de Pliskova no sirvió para meterla en el choque porque la experimentada rival no mostró flaquezas en los puntos importantes.

Con un cómodo colchón de 4-1, Kuznetsova solo tenía que limitarse a administrar su ventaja para poner un pie en las semifinales del Masters. Pero aún le dio Pliskova varios sustos, al romper en el séptimo juego (4-3) y en el noveno (5-4) y sacar para igualar el partido. No aprovechó la primera ocasión que tuvo para hacerlo, pero sí la segunda (5-5).

Kuznetsova acusó el golpe, perdió en blanco el siguiente juego con su saque ante una Pliskova magnífica en esta fase final en el juego largo, tanto paralelo como cruzado. Un último esfuerzo de

Kuznetsova llevó la manga al desempate, en el que predominó la prudencia y el miedo.

Cuando se llegó al 6-6, la estadística del encuentro mostraba igualdad a 94 puntos. Un derechazo cruzado y un revés paralelo de Kuznetsova puso fin al empate y decidió el partido.