Futbol Retro | Uruguay venció a Ghana en penales con genialidad de Abreu y mano de Suárez

El conjunto "Charrúa" protagonizó un partido para la posteridad en el Mundial Sudáfrica 2010.

TUDN.MX
logo

Hay grandes injusticias en el futbol y, desde luego, una Copa del Mundo no es la excepción con equipos que se despiden de un Mundial de una forma tan increíble como polémica.

Ghana era el último equipo africano en el primer Mundial realizado en el continente negro, por lo que todos los apoyos locales se tornaron hacia las "Estrellas" en los Cuartos de Final ante un Uruguay que ya había mostrado cuán pragmático podría ser el técnico Óscar Washington Tabárez.

Muntari adelantó a los "locales" en Sudáfrica a instantes del silbatazo para el descanso y Diego Forlán se encargó de igualar los cartones a los 55'. La explosividad de Ghana hizo que Uruguay viviera una auténtica pesadilla en el partido en lo que para muchos, fue la peor exhibición sudamericana en la magna competencia.

La igualdad imperó hasta los tiempos extra y la "garra" poco a poco desapareció ante el ímpetu africano hasta que llegó el minuto 120, a segundos ya de los penales. Un gol cantado, ya con el portero Muslera derrotado, parecía orillar a Ghana a la hazaña semifinalista, pero apareció Luis Suárez, el goleador, para evitar la caída de su marco en esta ocasión con una mano descarada y sin ningún temor. La roja directa y el penal llegaron, el atacante salió al vestuario sin poder contener el llanto por su "acción".

A pesar de eso, el drama de Suárez permitió que, aunque la suerte uruguaya estuviera casi extinta, se mantuviera en pie: o la mano, o el gol. Asamoah Gyan se encargó de cobrar el penal que salió al travesaño, Suárez vio cómo su sacrificio redituó en la serie de penales para definir al ganador.

Ghana no pudo ya con el peso anímico de lo sucedido. Sebastián Abreu tuvo el lanzamiento decisivo y el portero Richard Kingson pagó caro su desconocimiento hacia el "Loco" quien se atrevió, de nueva cuenta, a cobrar un tiro a lo Panenka, una acción tan atrevida como efectiva. Uruguay se quedó con el pase, pero Ghana se llevó el corazón de todo un continente.