Futbol Retro | Alemania humilló a Brasil en su Mundial

El día más vergonzoso del futbol brasileño ocurrió en el escenario más inoportuno.

TUDN.MX
logo

El Maracanazo fue un día de campo en 2014 para Brasil cuando, el gigante amazónico, pasó de la tristeza a la vergüenza, de la ilusión al despertar, de la aparente salud a la irremediable enfermedad. Aquel 8 de julio, Alemania se encargó de destruirlo todo.

Semifinales del Mundial Brasil 2014, en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte: la "Mannschaft", destinada a levantar la Copa, frenó en seco las aspiraciones de los locales y acribillaron por 7-1 a un "Scratch" que vio cómo la derrota ante Uruguay en 1950 parecía olvidarse por primera vez, siete goles que despojaron de toda dignidad a la "Canarinha" e, incluso, hacía difuminar sus orgullosas 5 estrellas.

Los dirigidos por Luiz Felipe Scolari no daban buenas sensaciones en su Mundial en casa. Partidos ante Croacia, México, Colombia y Chile hicieron dudar de las capacidades de esta selección que, para este partido, no contaron con la estrella Neymar por lesión. Alemania olió sangre desde el principio y, a los 11', Thomas Müller abría el marcador en lo que sería la primera estación del viacrucis sudamericano. A los 23', Miroslav Klose anotaba su último gol en Copas del Mundo con el que rebasaba a Ronaldo como máximo anotador en Mundiales en la historia (con el "Fenómeno" presente en el estadio).

Doblete de Kroos y otro tanto de Khedira firmaban la "manita" cuando el árbitro mandó a los equipos al descanso. La humillación estaba consumada y no la frenaría nada ni nadie, incluso el capitán Philipp Lahm pidió en el vestidor respetar al rival y no hacer "jugadas de fantasía" o acciones innecesarias para el complemento.

Pero el espíritu alemán orilló a otros dos tantos europeos, ambos de Schürrle. Solamente Oscar, ya en la compensación, subió un tanto para Brasil pero la honra quedó mancillada. Un "Mineirazo" que hizo ver a la tragedia de Maracaná como una anécdota más.