La Premier League cierra el telón en 2019

El Manchester City triunfa ante el Sheffield en el último partido del año en Inglaterra.

logo

Un gol del argentino Sergio Kun Agüero al que se sumó otro de Kevin De Bruyne propiciaron una sufrida victoria ante el Sheffiled United al Manchester City (2-0) y evitó otro disgusto a Pep Guardiola, resignado a encajar más contratiempos de los habituales en las últimas jornadas.

El City salió airoso de su último encuentro del 2019 y sigue a catorce puntos del Liverpool. Uno le separa del Leicester, segundo en la tabla.

A las bajas asumidas de Aymeric Laporte y Leroy Sané, con lesiones de larga duración, se sumaron las del español David Silva y el central John Stones. También la del meta titular Ederson, sancionado. El chileno Claudio Bravo ocupó su lugar bajo palos. No encontró espacios el equipo de Guardiola, que sufrió en cada contra de los visitantes. El VAR anuló, a la media hora, un tanto de Lys Mousset, que falló una acción de mano a mano con el meta en otro contraataque al borde del descanso.

El equipo de Chris Wilder, que acumulaba tres victorias y un empate en sus cuatro últimos compromisos y que está al borde de los puestos europeos a pesar de su condición de recién ascendido, se mostró como un equipo trabajado, sin notables fisuras. No se entregó siquiera cuando tuvo el marcador en contra, al inicio de la segunda parte, cuando una pérdida de balón en el centro del campo llevó la pelota a los pies de Kevin De Bruyne, que vio la entrada al área de Sergio Agüero. El argentino, casi inédito, no falló y su tiro superó a Henderson.

Publicidad

El gol no sosegó al City, citado con el Real Madrid en octavos de la Liga de Campeones. Tuvo que preocuparse de defender su renta ante el empuje de su rival. La calidad terminó por sentenciar el choque y sosegar a los citicens. En un contraataque iniciado por Kevin De Bruyne, que minutos antes pudo marcar en un golpe franco, que asistió a Riyad Mahrez, que devolvió la pelota al belga que la llevó a la red.

El tanto echó por tierra las esperanzas visitantes, que carecieron de opciones. Fue el único momento en el que el City se sintió a gusto, con manejo de balón y con espacios. Suficiente para amarrar el triunfo final. Aún así, un remate de Bill Sharp en el tiempo añadido dio en el palo ante la pasividad de Bravo que pudo ajustar el marcador.

*Con información de EFE.