Previo: Veracruz desea que el León sea como lo pintan

Tras incordiar al campeón de la Liga MX, Veracruz sueña con volver a la senda del triunfo a costa del León que apenas conoce a su técnico y tiene 3 juegos sin ganar

logo

Veracruz y León abren la jornada 11 del Apertura 2018. Ambos equipos viven rachas negativas aunque la de los Panzas Verdes es más preocupante.El juego dará comienzo a las 19:00 horas, tiempo del centro de México, y será en el Estadio Luis "Pirata" Fuente.

Veracruz

El equipo de Juvenal Olmos viene de sacar un gran resultado en La Comarca ante el campeón Santos, empate 1-1 con golazo de taquito de Cristian "Polaco" Menéndez. Esa igualdad cortó racha de tres derrotas al hilo, dos en Liga y una en Copa.Pero los Tiburones apenas han ganado uno de sus últimos nueve partidos oficiales en el Estadio Luis "Pirata" Fuente. A cambio, han empatado una vez y perdido en siete ocasiones.Por eso marchan mal en el Apertura 2018: con solo 8 unidades ocupan el antepenúltimo sitio.Por si fuera poco, los jarochos tienen la peor defensiva al haber concedido 21 goles en el torneo, cinco más que el club más cercano.

León

El cuadro de Ignacio Ambriz llega con cuatro derrotas consecutivas: tres en Liga y una en Copa. Por eso, en la clasificación de la Liga MX cayó al lugar 15 al estancarse con 10 puntos. No pierde cuatro al hilo desde el Verano 2002.Ambriz, nuevo técnico, apenas lleva un partido dirigido, la inesperada derrota en casa ante Lobos BUAP. Los poblanos tenían 16 partidos como visitante sin triunfo, racha que cortaron el pasado sábado en el Camp Nou.Además, el equipo en Liga suma 255 minutos sin poder anotar.Eso sí, la racha actual ante Veracruz es impresionante: ocho victorias consecutivas (seis en Liga y dos en Copa), con 26 goles a favor y ocho en contra.

Publicidad

Expectativa

Ambos cuadros están obligados a reaccionar porque el tren de la Liguilla se escapa. El octavo lugar está a dos victorias cuando solo restan siete juegos en el calendario. Llegar a la siguiente fecha con esa desventaja es despedirse prácticamente de cualquier opción en el torneo.