Duro revés para Reyes y Leganés

Leganés cae 2-0 en casa ante Girona; Diego Reyes fue titular pero fue sustituido para el segundo tiempo

AGENCIA
logo

Consulta el calendario de la Liga española AQUÍ Consulta la tabla de la Liga española AQUÍ Butarque volvió a saborear ante el Girona (0-2) el gusto amargo que produce una derrota en duelo oficial del Leganés cuando juega como local, algo que no había experimentado desde que el pasado mes de septiembre se marchó el Villarreal con los tres puntos.La victoria que no habían conseguido con anterioridad equipos como el Barcelona, el Atlético, el Sevilla, el Valencia o el Real Madrid en la Copa del Rey se la llevaron los gerundenses frente a un contrario que esta vez no pudo tapar con el ímpetu sus carencias en algunos aspectos.Empezaron ambos equipos exhibiendo un ritmo lento. Sin embargo, el Girona se mostró más despierto que un contrario narcotizado y sacó provecho de dos situaciones aisladas para adquirir una cómoda ventaja.El 1-0 fue al 13' cuando Portu se filtró entre los defensas Omeruo, Siovas y Kravets. Ninguno consiguió darle alcance y finiquitó el atacantedefiniendo por bajo.No aprendieron de su error los madrileños, pues volvieron a tropezar con la misma piedra. Como continuación a un saque de meta otra vez Stuani saltó más que sus rivales Diego Reyes y Omeruo, y facilitó que Valery se marchara cómodamente por una banda. A su lado Portu, quien solo tuvo que empujar a la red el pase de la muerte (21'). Todo ello en menos de diez minutos.

Reyes sustituido

De los vestuarios volvió el Leganés con El-Zhar como reemplazo de Diego Reyes y por tanto con una mayor vocación ofensiva. Caló el discurso en un conjunto más incisivo que se acercó con un tiro de Óscar Rodríguez detenido por el portero y con otro de Braithwaite que se fue al lateral de la red. En el otro área una falta ejecutada por Stuani silbó cerca del larguero.Sin nada que perder, se incrementó el empuje con el aliento de la grada. El Zhar avisó disparando fuera después de una impecable internada y Alcalá sacó bajo el larguero un golpeo de Santos. No hubo más y la derrota cayó por su propio peso, bajando el Leganés de la muralla donde se había parapetado durante meses.