Atlético de Madrid da golpe de autoridad ante Betis

Gracias a Ángel Correa, el Atlético de Madrid sale con la mano en alto ante Betis; Andrés Guardado sale por lesión

AGENCIA
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Disparo ajustado a la base del poste y desde el borde del área de Ángel Correa le da el triunfo al Atlético de Madrid 1-0 ante el Betis, conjunto donde milita el mexicano Andrés Guardado, quien salió de una lesión en la rodilla en la pierna izquierda, en duelo correspondiente a la fecha 8 de la Liga de España.Nulo el choque en la primera parte de la batalla, pero el conjunto rojiblanco  ganó la guerra por determinación, intensidad, por juego y por oportunidades, generadas casi en el doble de cantidad que el Betis. Consulta la ficha técnica del encuentro La posesión era del Betis, el repliegue, alterado por algún intento de presión alta, del Atlético y el futbol de nadie, alejado de la finalidad de cada uno de sus estilos, diferentes, pero con idéntico destino: la victoria. Y para  eso hace falta generar oportunidades, llegar a la portería rival.No lo hizo casi el Atlético en todo el primer acto, tan ocupado en el dominio de balón rival como acelerado en cuanto lo recuperó, ni el Betis, cuya mejor ocasión, en el minuto 5, fue con toda la verticalidad de la que rehuyó después, con un envío profundo de Guardado, luego lesionado, y un tiro desviado de Loren ante Oblak.También hubo un cabezazo fuera de Godín, una volea con la izquierda de Filipe Luis y algún contado acercamiento del equipo verdiblanco que terminó sin remate. Nada del otro mundo, nada cercano al gol, nada que provocase ni siquiera una simple parada de cualquiera de los dos guardametas, prácticamente unos espectadores.Todo tan contenido y tan preestablecido, con el añadido, además, que, realmente, ni un estilo se impuso al otro ni viceversa y que el Atlético se obcecó tanto en ser vertical que se olvidó de que también tiene futbolistas, y muchos, capaces de manejar la pelota más de tres pases seguidos, que el 0-0 al descanso era consecuente.No merecía ganar ninguno consumidos los primeros 45 minutos y uno más extra del tiempo añadido, necesitados los dos de mucho más de que lo habían ofrecido; de unas cuantas revoluciones más a la pelota por parte del Betis y de un punto más a veces de precisión y a veces de calma y combinación el Atlético. El combate, entonces, era nulo.Nulo por el equilibrio, pero nulo también por el efecto improductivo de sus planes iniciales para abordar la victoria, chocados el uno contra el otro, a la espera de algún detalle, de algún desborde, de alguna individualidad, de algún error contrario... hasta el segundo tiempo, cuando cambió el Atlético.Mucho más determinante en cada registro, en una intensa presión alta, con los consiguientes problemas para el Betis; en la combinación, en el manejo de la pelota y en el juego en campo contrario, el conjunto rojiblanco agitó el partido, completamente diferente ya, trasladado sin matices en torno al área de Pau López.En seis minutos de la reanudación, el Atlético provocó más apuros al Betis que en los 46 anteriores. No sólo en su salida, en su toque o en su transición, sino en todos sus mecanismos defensivos, además con ocasiones, un disparo de Griezmann y un zurdazo a la media vuelta de Kalinic, notable sustituto hoy de Diego Costa, al poste. Consulta el calendario y todos los resultados de la Liga de España Ya sufría el Betis, agarrado a dos paradas más de su guardameta, a un derechazo lejano de Rodri y, sobre todo, a un remate con el pie de Kalinic a centro de Griezmann. Ni tenía tanta posesión ni cruzaba tanto el medio campo con ella, aunque, aun así, le dio para reclamar un posible penalti de Lucas y provocar la primera parada de Oblak en todo el encuentro, un despeje de puños a Canales, en el minuto 66.Desatada la ambición, llegó el gol. De Correa, el reemplazo de Lemar antes de la hora del choque. Culminó su conducción con la pelota con un fino, ajustado y preciso golpeo con la derecha junto al poste, inalcanzable ya para Pau López y, a pesar después de una inmejorable opción de Mandi para el empate, decisivo para el triunfo del Atlético, lanzado y ganador indudable del segundo tiempo.