Previo: Cabeza en alto

Sin tiempo de arrepentimientos, el Real Madrid debe recuperarse del golpe en el Superclásico ante Barcelona en Riazor ante el Deportivo La Coruña en la Liga de España

REDACCIÓN
logo

El Estadio Riazor de La Coruña se viste de gala este miércoles al recibir al Real Madrid en la Jornada 34 de la Liga de España, que vive una etapa crítica en todos los frentes, sobre todo en el liderato, mismo que el conjunto blanco acaba de perder en la jornada pasada.Y es que no sólo se trata del liderato perdido, sino también de la forma: ante el acérrimo rival, el Futbol Club Barcelona, y en el mismísimo Estadio Santiago Bernabéu. Los dirigidos por Zinedine Zidane tienen que reponerse de un golpe brutal si quieren aspirar a ganar la Liga por primera vez en cinco años.La buena noticia para los "Merengues" es que, a pesar de caer al subliderato, el trofeo todavía depende de lo que hagan o dejen de hacer. La clave está en el partido pendiente que los de Chamartín tienen ante el Celta de Vigo. De momento, tanto Real Madrid como Barcelona tienen 75 puntos.Los capitalinos también estarán mermados por ausencias, sobre todo la del defensa Sergio Ramos, expulsado en el Clásico por una fuerte entrada con los tachones por delante sobre Lionel Messi. Además, Gareth Bale, quien no estaba listo para reaparecer, se resintió de su lesión ante el Barcelona y salió de cambio pasada la media hora del encuentro.No ha sido la mejor temporada del Depor, eso es un hecho. No obstante, los dirigidos por Pepe Mel están muy cerca de la salvación, que era su principal objetivo para esta campaña. A siete unidades de distancia del Sporting de Gijón, antepenúltimo de la competencia al momento, los gallegos necesitan un triunfo que les haga olvidarse virtualmente de cualquier peligro.Y el rival de enfrente es una ocasión propicia para salir avante para el Deportivo, que no olvida el encuentro en el Bernabéu de la primera vuelta con gol de último minuto y que tampoco olvida que en Riazor sucumbió el Barcelona hace unas semanas. La reputación gallega depende de hacer ver su suerte a los dos grandes equipos de España.