Ochoa y el Standard pasan bochorno en el Clásico

El Anderlecht, con un hombre menos, derrota al Standard de Lieja de Guillermo Ochoa en el Clásico de Bélgica

REDACCIÓN
logo

La frase "los Clásicos están para ganarse" puede sonar a lugar común; sin embargo, hay equipos como el Anderlecht que se toman muy en serio el significado de esta expresión. El conjunto de la región Bruselas derrotó 2-1 al Standard de Lieja este domingo en el Clásico de Bélgica, a pesar de jugar con un hombre menos la mayor parte del compromiso.El portero mexicano Guillermo Ochoa participó en el partido, aunque fue incapaz de ayudar a su escuadra dentro de la Jornada 37 de la Liga de Bélgica.Las cosas parecían acomodarse para el lado visitante en el Clásico de Bélgica después de que Sebastiaan Bornauw cortó ilegalmente una jugada que prometía poner mano a mano a Emond contra el portero. El árbitro no perdonó la roja para que el Anderlecht tuviera que remar contracorriente.Lejos de arrinconarse o, peor aún, intimidarse, el Anderlecht respondió con sobriedad y valentía al reto. Los dirigidos por Karim Belhocine adelantaron líneas y encontraron su recompensa a los 37' por conducto de Yari Verschaeren en una salida un tanto precipitada de Guillermo Ochoa aunque no había mucho por hacer después de un pase magistral de Yannick.Con un hombre de más, al Standard de Lieja le costó trabajo descifrar la propuesta de su gran rival. No fue sino hasta poco después de iniciado el complemento que los "Rouches" por fin pudieron alzar los brazos.Mehdi Carcela-González puso la igualdad a los 49' para tratar de imponer también un poco de lógica a un encuentro que se había vuelto un monólogo para el Standard.A pesar del esfuerzo, Ivan Santini le devolvió la ventaja al Anderlecht tras una jugada a balón parado que dejó a todo el conjunto de Lieja sembrado en el campo, incluyendo al guardameta Ochoa quien se limitó a ver la trayectoria del esférico.Con el cierre de la Liga de Bélgica ya prácticamente en puerta, el Standard de Lieja se desploma y llega a tres derrotas consecutivas y, lo peor, los "Rouches" demostraron incapacidad para reaccionar en pleno Clásico, a pesar de su ventaja numérica en el Constan Vanden Stock.