Marsella recibe una 'mano'

Marsella vence 2-0 al Salzburg, en la semifinal de ida de la Europa League; el primer gol fue anotado con la mano

logo

Consulta la ficha técnica del partido AQUÍConsulta el calendario de la Europa League AQUÍEl Olympique de Marsella dio un paso hacia la final de la Liga Europa, que sería la quinta de su historia en una competición continental, al derrotar en la ida en su estadio (2-0) al Salzburgo, condenado a la remontada en Austria.El equipo francés busca su primera final desde 2007, que se jugará en su país, en Lyon.

Marsella aprovecha localía

El fogoso Florian Thauvin logró a los 16 minutos lo que el Marsella no había conseguido en los dos duelos anteriores en la fase de grupos contra el Salzburgo, abrir la lata de su defensa, una ventaja confirmada a la hora de juego con un tanto de Clinton N'Jie cuatro minutos después de haber entrado en el campo.El Salzburgo, que eliminó al Borussia Dortumund y a la Lazio, deberá aferrarse a su condición de revelación para remontar en las faldas de los Alpes el resultado sufrido a orillas del Mediterráneo.

Invencible en el Velódromo

El Velódromo se ha convertido en un fortín en el que, en competición europea, el Marsella no pierde desde que en febrero de 2016 el Athletic de Bilbao.La comunión con el público del equipo que entrena Rudi Garcia se notó en el césped, donde reinó el pie derecho de Dimitri Payet, capaz de buscar huecos en una zaga austríaca reputada por su firmeza.

Publicidad

Primer gol ilegal

Encontró uno en el minuto 16, cuando sirvió una falta desde la derecha a la espalda de la defensa, donde Thauvin, con un remate poco ortodoxo y ayudado con una mano, cabeceó a la red.El tanto obligó al Salzburgo a adelantar sus líneas y el partido se equilibró.

El remate final

Le faltó intensidad y colmillo al equipo del joven técnico alemán Marco Rose, que vio cómo en el minuto 64 la eliminatoria se le complicaba cuando, nada más ingresar en el campo en sustitución de Lopez, el camerunés Clinton N'Jie, de nuevo servido por Payet, logró el segundo tanto.No se amedentró el Salzburgo, que pudo acortar distancias 10 minutos más tarde en una combinación entre Ulmer y Gulbrandsen que el atacante noruego culminó con un remate a un poste de la portería de Pelé.El portero francés, poco después, tuvo que emplearse a fondo en un par de ocasiones austríacas para mantener una ventaja de oro y el Salzburgo reclamó otro penalti en el tiempo añadido.