Previo Barcelona, a mantener dominio sobre Sevilla

Sevilla y Barcelona se enfrentan este miércoles en el juego de ida de los Cuartos de Final de la Copa del Rey

logo

Sevilla y Barcelona se enfrentan este miércoles, en la ida de los Cuartos de Final de la Copa del Rey, un duelo clásico en el siglo XXI, con siete finales con supremacía azulgrana -incluidas las Supercopas- entre sus precedentes y que medirá la necesidad de los andaluces, en su peor momento, frente a Leo Messi, su gran verdugo.Se miden el campeón de las cuatro últimas ediciones, el Barça, y el subcampeón del torneo, un Sevilla que suele ser poderoso en las eliminatorias, como ha demostrado sobre todo en la Liga Europa, y siempre fuerte, combativo y ambicioso en su fortaleza del Sánchez Pizjuán; un sello en el que confían los nervionenses para plantear batalla y superar los negativos precedentes coperos ante los culés.Aunque los sevillistas llevan 14 jornadas seguidas en zona 'Champions' en Liga -ahora cuartos después de la mala imagen en el Santiago Bernabéu (2-0)-, llegan a este primer asalto en pleno bache, tras tres derrotas seguidas (2 ligueras y una intrascendente en Copa merced al anterior 1-3 en San Mamés).Aparte de la dificultad que entraña medirse con el Barcelona -no le gana desde octubre de 2015- y de la 'pesadilla' que le supone Messi, que le ha marcado 32 goles en 35 partidos -siete de ellos en cinco finales-, al equipo de Pablo Machín no le queda otra que dar el máximo para recuperar confianza y crédito en su peculiar cuesta de enero -sólo un triunfo en cinco partidos, el de Copa en Bilbao-.El Sevilla busca reencontrarse en su habitual fortín de Nervión, sacar su competitividad, la casta, el orgullo y el 'Dicen que nunca se rinde'.. que propagan sus himnos para sobreponerse a su estado de ánimo, marcado ahora por cierto pesimismo en su afición, y a las lesiones -el exbarcelonista Munir y el francés Gnagnon se han unido a Nolito y el galo Gonalons-.En frente estará el Barcelona, que, sin el lesionado Ousmane Dembélé y con la posibilidad de contar con su nuevo fichaje, el ghanés Kevin-Prince Boateng, buscará en el Sánchez Pizjuan dar otro paso más en la Copa del Rey, competición que maneja con mano dehierro.Después de ahorrar minutos a muchos titulares en la sufrida victoria ante el Leganés (3-1), el Barcelona irá con todo a Sevilla.Su única baja relevante es Dembélé, que estará dos semanas ausente por un esguince de tobillo y tampoco jugará la vuelta.Los precedentes son muy favorables para el Barça. En los trece enfrentamientos coperos ante el Sevilla, incluidas las finales ganadas por los azulgranas en 2016 y 2018, los catalanes han pasado en diez ocasiones.