Previo: Real Madrid busca quién se la pague

Real Madrid recibe al Celta de Vigo en el Bernabéu en la Ida de los Cuartos de Final de la Copa del Rey con el deseo de desquitar su ira tras perder su etiqueta de invicto a manos del Sevilla

logo

El entorno que envuelve al Santiago Bernabéu murmurará acerca de la Copa del Rey, de la importancia de dar un paso importante en la Ida de los Cuartos de Final, pero en la mente de su protegido, Real Madrid, el tema será otro: desquite.Y es que cuando los merengues reciban al Celta de Vigo en la competición de Copa, tendrán presente que hace apenas unos días perdieron de forma dramática su condición de imbatidos, a manos de un Sevilla sorprendentemente eficaz.Consulta como marchan Real Madrid y Celta de Vigo en la Liga españolaAnte esa situación, el equipo de Zinedine Zidane no podrá dejar de lado, en cada pelota que luche en el Bernabéu ante los celestes, ese deseo de sacar de sus entrañas la sensación de encono.Además, los Merengues deben tomar en cuenta la conveniencia de aplanar a su rival, para poder encarar el juego de Vuelta con menos presión, ya que se aproxima la Champions League, y la lucha por la Liga española se ha cerrado con su caída ante Sevilla, y un juego de alta exigencia menos, le caería bien para tener descansados a sus futbolistas.La novedad para el Real Madrid es que no tendrá enfrente al Sevilla, rival al que ha enfrentado en 3 de sus 4 partidos en lo que va del 2017. Pero el hecho de medirse al Celta tampoco puede desorientar a los capitalinos.El equipo del argentino Eduardo Berizzo suma 5 partidos consecutivos, contando Copa del Rey y Liga española, ganando. En la primera instancia viene de despachar al grisáceo Valencia; en la segunda, al Alavés.Con esta confianza, los gallegos tiene fe en que puedan dar un sonoro campanazo en el Santiago Bernabéu, o, al menos, consumar un gol en calidad de visita, que bien podría ser determinante al momento de hacer la sumatoria final en el marcador global.Ambas escuadras han convocado a su mejor arsenal; salvo el caso del galés Gareth Bale, quien sigue entre algodones por su lesión en el tobillo derecho.