Manchester United frena a la Juventus en Turín

Juventus pierde la ventaja en el marcador y Manchester United obtiene una victoria que le da esperanza en la Champions League

logo

José Mourinho y el Manchester United volvieron a encender la Champions League; el primero con su polémica celebración frente al público de Turín, del que pareció burlarse y celebrar en su campo un triunfo doloroso para La Vecchia Signora, que parecía tener amarrada la victoria, pero un par de descuidos se lo impidieron.Cristiano Ronaldo hizo un golazo, como él los sabe hacer, con un disparo soberbio, descomunal de volea a pase de Leonardo Bonucci al área para dejar con visiones al portero español David de Gea. Fue el 1-0 al 65', con una Juventus que parecía no necesitar cambiar de velocidades para embolsarse tres puntos en casa.Pero el exceso de confianza debió pagarlo caro el cuadro italiano. Juan Mata, con menos de 10 minutos de haber ingresado al campo, marcó el del empate sobre el minuto 86 y después Alex Sandro terminó por empujar un balón que tocó primero a Bonucci en un pésimo rechace del portero Wojciech Szczesny.Con ello, Juventus no sólo perdió el partido, sino también el pase por adelantado a los Octavos de Final de la UEFA Champions League.Consulta la ficha técnica del partido de la Champions League[twitter usuario="ManUtd" tweetid="1060288028210614272"]

La euforia de José Mourinho en el campo de la Juventus

Hasta el 86, el conjunto italiano ya estaba seguro de pasar de ronda como primero y los "Red Devils" se colocaban terceros, a un punto del Valencia, pero todo cambió en un final vibrante para la alegría de un José Mourinho que celebró el triunfo provocando a lahinchada turinesa llevándose una mano a la oreja.El Juventus gestionó la posesión con autoridad, sin subir particularmente los ritmos, ante un Manchester United que jugó con la línea defensiva muy baja, concentrado en no conceder espacios a Cristiano, el argentino Paulo Dybala y el colombiano Juan Guillermo Cuadrado.El muro defensivo del United, que este año mostró graves carencias en la Premier League, con 18 goles recibidos en 11 jornadas, tembló cuando el Juventus se acercó a la portería, pero consiguió mantener el equilibrio hasta el descanso.Cristiano, que buscaba su primer gol europeo con los turineses, intentó sacudir la zaga rival con unas buenas jugadas personales para liberar espacios. Tras unos violentos disparos terminados fuera, CR7 ofreció a Khedira un perfecto centro raso al suelo paragolpear desde dentro del área.El medio alemán cruzó con la pierna derecha, pero el balón acabó fuera tras tocar el exterior del poste, cuando el meta David De Gea, que poco antes había realizado una buena parada ante Cuadrado, ya no podía intervenir.Dybala dio otro aviso claro de la peligrosidad de los turineses en el 50, cuando envió el balón al travesaño con un zurdazo curvado desde los 20 metros.Un cuarto de hora después, esas señales se convirtieron en gol para el Juventus, cuando Cristiano desató la euforia de la hinchada local con un golazo espectacular de volea tras un pase largo de Leonardo Bonucci desde el centro del campo.Fulminó a De Gea en el primer poste y lo celebró enseñando sus abdominales, antes de darse la vuelta y pedir disculpas a sus exaficionados ingleses; el gesto técnico fue perfecto y también el técnico Massimiliano Allegri quedó impactado.El golazo del astro luso dejó tocados a los Red Devils, pero el Juventus perdonó dos grandes oportunidades para sentenciar el partido, con un remate del bosnio Miralem Pjanic parado por De Gea y otro tiro enviado alto por Cuadrado tras un perfecto pase deCristiano.No remató el partido el Juventus y el United le castigó de la manera más dura, con dos goles en los últimos cinco minutos impulsados por dos cambios determinantes realizados por Mourinho: dentro Mata y el belga Marouane Fellaini por el español Ander Herrera y el chileno Alexis Sánchez.El mediocampista español igualó el choque en el 86 con una perfecta falta directa mientras que Fellaini puso en gran apuros a la defensa del Juventus gracias a su altura, lo que impulsó el gol en propia meta de Álex Sandro tras una acción a balón parado. Los ingleses obtuvieron un triunfo de enorme peso para su lucha europea y la reacción de Mourinho, que provocó a la afición local llevándose la mano a las orejas, lo demostró.