El Atleti mantiene vivas sus esperanzas

El Atlético de Madrid no pierde las esperanzas de clasificar a los Octavos de Final de la Champions League al derrotar 2-0 a la Roma; Héctor Moreno se queda en la banca

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Una espectacular tijera del francés Antoine Griezmann permitió este miércoles al Atlético de Madrid abrir el camino para ganarle 2-0 a la Roma en el Estadio Wanda Metropolitano y mantener vivas sus esperanzas de clasificarse a los Octavos de Final de la Champions. Checa la clasificación por grupos de la Champions League El mexicano Héctor Moreno no tuvo minutos con la Roma y se quedó en la banca durante todo el encuentro.El francés rompió una sequía de 784 minutos -más de 13 horas- sin ver puerta para colocar el 1-0 en el minuto 69 y en el 85 asistió a Kevin  Gameiro para reconciliarse con la afición del Wanda Metropolitano  tras días de mucha tensión.El recién estrenado estadio vivió la primera victoria europea del Atlético esta temporada, aunque ésta quizás llegue muy tarde, porque  los de Diego Simeone siguen dependiendo de un milagro para poder  superar la fase de grupos.El Atlético está tercero del Grupo C con seis puntos, por detrás de  la Roma, con ocho, y del Chelsea, líder con diez tras superar horas  antes al modesto Qarabag por 4-0.Las cuentas son sencillas: el Atlético necesita ganar en la última  jornada al Chelsea en Stamford Bridge y que la Roma tropiece en casa  ante un Qarabag ya eliminado y que no tiene opciones ni de alcanzar  el tercer puesto del grupo, que da acceso a la Europa League.Es un  escenario tremendamente complicado para un equipo que jugó dos de las  tres últimas finales de la Champions y que se granjeó una fama de  "matagigantes" con Simeone en el banquillo.El "Cholo" revolucionó el once del Atlético y realizó cinco cambios  respecto al equipo que empató el sábado 0-0 con el Real Madrid. En la  defensa sólo repitió Lucas Hernández, Thomas Partey bajó del centro  del campo al carril derecho y en la delantera ingresaron Fernando  Torres y Yannick Carrasco para acompañar a Antoine Griezmann.Necesitaba gol el Atlético y su alineación era una declaración de  intenciones.Sin embargo, las dudas se apoderaron de los rojiblancos en el primer  tramo del partido. Varias pérdidas en la salida del balón, pases  fáciles que no encontraban a su destinatario o errores en la marca:  el Atlético era un manojo nervios. No lo aprovechó la Roma, que tuvoal argentino Diego Perotti en el extremo izquierdo como su mejor  baza.Tras desperezarse, el Atlético se fue apoderando poco a poco del  partido y empezó a acumular llegadas al área. Entre el minuto 20 y el  24 lo intentaron Carrasco, Koke y Griezmann, pero el ataque rojiblanco era más fogueo que pólvora. El delantero francés, mucho más activo que en sus partidos anteriores, probó de nuevo desde fuera  del área minutos después, pero sin poner en aprietos al portero  Alisson Becker.La mejor ocasión del Atlético fue la de Augusto Fernández en el  minuto 41. El argentino aprovechó un rechace en el balcón del área  para fusilar y su disparo tocó en un rival antes de acabar en las  redes. El gol fue anulado porque el árbitro consideró que el mediocampista había controlado la pelota con la mano.La segunda mitad arrancó con un guión similar: el Atlético con más  voluntad que acierto y la Roma esperando en su campo, agazapada a la espera de un error con el que matar el partido.El Wanda contuvo el aliento cuando Radja Nainggolan, la brújula de la  Roma en el medio del campo, estrelló al palo un centro que a punto  estuvo de sorprender a Jan Oblak. Todo quedó en un susto.Consciente de que sólo un gol podía alimentar las esperanzas en la  última jornada, Simeone quemó todas sus naves. En el minuto 58' quitó a un medio, Augusto, por un delantero, Luciano Vietto. Y después, en el 67', entró Kevin Gameiro, nueve puro, por Carrasco.  Cuatro delanteros para buscar un gol en 23 minutos.Y el premio llegó en el 69' con una jugada de libro. Torres recibió  en la frontal del área, dio un pase por encima de la defensa a Correa  y éste centró al segundo palo. Ahí estaba Griezmann, que se sacudió  un enorme peso de encima con una acrobacia que le sirvió también para  reconciliarse con la grada.El francés no marcaba desde el 27 de septiembre, cuando anotó un  penal ante el Chelsea en la primera jornada de Champions. Desde  entonces acumuló úna frustración detrás de otra y el sábado abandonó  el césped del Wanda en el derby ante el Real Madrid con una sonora  pitada.El "show" de Griezmann no terminó ahí, porque en el minuto 85, después de que el romanista Bruno Peres fuera expulsado por doble amarilla, dio una gran asistencia para que Gameiro sentenciara el  partido. Ahí concluyo un encuentro que dejó dos conclusiones:  Griezmann ha vuelto y el Atlético sigue vivo. Aunque dependa de un milagro.