Talavante derrama arte en Aguascalientes

Joselito Adame da la pelea, una lesión en la mano le impide oficiar con la espada; Macías corta una oreja

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

AGUASCALIENTES, México, Mayo 1, 2016. La Monumental de Aguascalientes vivió una de las mejores corridas de lo que va del serial san marqueño del 2016, fue gracias a los toros de Begoña, que dieron un juego sensacional y que fueron entendidos unos más, otros menos, por la tercia que los enfrentó Arturo Macías, Alejandro Talavante y Joselito Adame. 

Al final fueron Alejandro Talavante y Joselito Adame, los que lograron hacer retumbar a la Monumental de Aguascalientes con su entrega y la dimensión de su toreo. Arturo Macías se reencontró con su toreo.

Ya eran muchas las tardes vividas en la presente feria, y si bien es cierto que habíamos visto cosas de interés, faltaba algo, esa tarde que nos hiciera emocionar y no olvidarla. ¡Y sucedió!, y fue ante un marco incomparable una plaza llena, ante un buen clima y gran expectación. Arturo Macías, Alejandro Talavante y Joselito Adame partieron plaza elegantemente vestidos, previo a que saliera el primero Arturo Macías fue reconocido como el triunfador de la feria pasada.  

Arturo Macías enfrentó en primer término a 'Lazo de Plata', saludó con una larga, a la que ligó una verónica de rodillas, para posteriormente torear por chicuelinas. Tras el puyazo quitó por saltilleras. La faena de muleta la inició de rodillas de ahí fue metiendo al astado en el engaño, el burel se quería tornar reservón pero Macías lo fue sobando para meterlo en vereda, en un muletazo se quedó y prendió al diestro achuchándolo sin consecuencias. Siguió su trasteo con el que logró mantener el interés de la afición ya que contó con frescura y el dinamismo del torero de Aguascalientes, que terminó su labor de una estocada entera. El puntillero levantó al toro, la gente se enfrió pero un sector pidió la oreja que fue protestada por otro sector del público cuando se la entregaron. Su segundo fue 'Gran Legado', y  calentó al recibir con una larga, a la que ligó varias más que remató con una zapopina de rodillas, el toro desde su salida mostrando la clase. Macías, definitivamente se reencontró con su toreo, ese lleno de chispa y entusiasmo con el que llega a los tendidos, en principio el público se engancho a la faena pero al darse cuenta de la calidad de las embestidas del de Begoña,  posteriormente ya no les gustó y comenzaron a reprocharle a Macías, que no logró mantener el interés, posteriormente  pincho previo a dejar la estocada. Hubo leve petición y saludó desde el tercio entre división. Como sus alternantes ya habían dado el campanazo, no se quiso quedar y regaló un séptimo 'Luna de miel', un hermoso salinero, también de gran clase. Lo saludó con verónicas, quitó por chicuelinas. Y al final no consiguió aprovechar las bondades  del toro, terminó por usas sus recursos taurinos, pincho y mató de entera trasera para escuchar un aviso.

La magia llegó en el capote y muletas de Alejandro Talavante, que tuvo en su primero a 'Amor de amores', y eso fue el toro un dechado de clase y nobleza, con el capote lo pasó de trámite. El quite por chicuelinas fue un poema, ahí el aroma de que algo grande pasaría se comenzó a percibir. La faena de muleta fue un sueño, llena de magia e inventiva. Resulta  imposible, si no se vio, pensar o imaginar una faena del calado y el fondo logrado por Talavante, que término abandonado, de donde sacó cada muletazo, solo él lo sabe, lo cierto que torero y toro se hicieron uno y crearon una danza mágica que parecía interminable. El momento llegó, el rabo lo acariciaba, una leve petición de indulto se comenzó a respirar, pero no creció y Talavante no se dejó dar coba y se perfiló, para en el primer viaje pinchar para después dejar una  entera, que en conjunto a lo realizado le valió dos orejas, mientras los restos mortales de 'Amor de mis amores' recibieron la vuelta al ruedo. 'Luz de amor'. Fue distinto, tal vez el menos, pero a pesar de ello el de Badajoz, estuvo a la altura y se volvió a mostrar para tras la estocada entera saludar en el tercio.

Joselito llegó determinado a dar una gran tarde y decididó a llevarse la feria, a su primero 'Ojos de amor', lo saludó con una  larga de rodillas para torearlo posteriormente por verónicas. Tras la suerte de varas realizó un quite por chicuelinas. Ante un toro con menos transmisión que el de Talavante, Joselito hizo una faena riñonuda, con base a estar encima del toro fue construyendo una faena de valía que al final malogró con la espada, al dejar un pinchazo y una estocada baja. Tras su labor pasó a la enfermería, y resulta que el diestro llegó con una fuerte lesión que sufrió el sábado en Juruquilla, donde recibió un fuerte golpe en la mano derecha, por lo que tirarse a matar le resultaba un verdadero infierno, tras ser atendido en la enfermería  enfrentó a 'Diamante amoroso', otro toro de los buenos que salió por toriles, ante el Adame, sacó lo mejor de él, y realizó un faenón desde que se abrió de capa, cantó el gallo y a cada capotazo, como en el quite por zapopinas, y luego a cada muletazo, dejó claro el sitio que ocupa y defiende. El trasteo lo inició de hinojos, prácticamente colgado de las tablas, así dio 12 muletazos, que fueron llenos de emoción ya que la distancia a la que pasaban los pitones era mínima, y literalmente si el toro se cerraba mas, no tenía a donde escapar. De ahí continuó en el tenor de hacer una faena a costra de  lo que fuera, y como el toro colaboró él lo aprovechó, pero el astado tenia lo suyo y no perdonó un descuido y se lo echó para arriba destrozándole la taleguilla del muslo izquierdo, por fortuna sin consecuencias, el diestro se creció  y continuó su trasteo haciendo sonar la Pelea de Gallos, música que este domingo fue las más sonada, así terminó su labor, llegó el momento que no quería que llegara, el de tirarse a matar y sucedió lo que tenía que pasar, antes de despachar al toro pincho, para que todo quedara en una vuelta al ruedo lamentablemente con las manos vacías, y no con el par de peludas que debieron acompañarlo.