Sorprende Diana Lobacevske en la Maratón CDMX

La lituana Diana Lobacevske se adjudica el Maratón de la Ciudad de México; Emmanuel Mnangat e Isaac Kemboi ganan en los varones

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MÉXICO, México, Ago. 28, 2016.- La lituana Diana Lobacevske, decimoséptima hace dos semanas en los Juegos Olímpicos de Río 2016, y el keniano Enmanuel Mnongat ganaron hoy el maratón de la ciudad de México que transcurrió con la participación de unos 35.000 corredores.

Lobacevske, cuarta el año pasado del maratón de Hamburgo con 2h 28:57, su mejor registro, violó la máxima que exige descansar seis semanas después de una carrera de 42 kilómetros 195 metros y se escapó temprano para ganar con 2h 40:32, seguida de la etíope

Shewarge Amare (2h 43:22) y la peruana Karina Villazana (2h 43:55).

A 2.240 metros sobre el mar, la prueba transcurrió a un ritmo lento; en el inicio Amare, campeona defensora, se puso delante de un grupo de más de 10 corredoras, pero a la altura del Bosque de Chapultepec, Lobacevske atacó y se escapó. Antes del kilómetro 40 tuvo una crisis, pero se recuperó y ganó con más de un kilómetro de ventaja.

"Estoy feliz, aguanté la altitud con apenas dos semanas de descanso luego de competir en Río, me recuperé de la crisis y sentí mucha felicidad al entrar a la meta", dijo Lobacevske, de 36 años.

En la justa masculina, Mnongat se impuso con 2h 19:32 en otra carrera lenta con final extraño en el que llegó al estadio Olímpico junto a su compatriota Isaac Kmaiyo y ninguno de los dos hizo nada por entrar primero; cruzaron la línea con el mismo registro y los jueces dieron como vencedor a Mnongat.

El keniano Rodgers Ondati aseguró el tercer lugar con 2h 19:52 y ventaja de unos 70 metros sobre el peruano Jhon Anores Atachegua, mejor latinoamericano, cuarto con 2h 20:10.

Mnongat y Kimaiyo firmaron un pacto de no agresión cuando se quedaron delante en la avenida Insurgentes que conduce al estadio y después del kilómetro 35 compartieron el agua y en ningún momento ninguno de los dos intentó sacudirse al rival.