Silveti profeta en su tierra

Salamanca, Guanajuato vivió un mano a mano original entre Hermoso y Silveti, el que se llevó Diego al lograr la única oreja

REDACCIÓN
logo

SALAMANCA, México, Mar. 25, 2016.- Con un lleno y un clima agradable se llevó a cabo la tarde, de este sábado,  la corrida anunciada para la feria de Salamanca 2016.

El mano a mano ente Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Silveti causó expectación y un gran ambiente, se lidiaron cinco toros de Pepe Marrón y uno de Carranco que abrió plaza, bien presentados, bien comidos y de muy bella lamina.

El de Carranco muy agarrado al piso y los de Marrón destacaron el tercero que fue muy emotivo, el quinto por su bravura y calidad, que correspondieron a Pablo Hermoso de Mendoza, el segundo un toro de gran calidad y clase en la embestida y el sexto que se dejó meter mano, el cuarto fue el lunar del encierro ya que no tuvo fuerza.

El rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, dejó escapar un gran triunfo al fallar en sus dos toros con el rejón de muerte, pero ha dejado constancia de que hoy por hoy es el mejor rejoneador del mundo, con su primero de Carranco no tuvo tela porque el toro se paró muy pronto, pero con su segundo y tercero estuvo verdaderamente sensacional hizo todas las suertes con temple, con gusto y con la entrega absoluta de la gente y lo que pudo ser un triunfo de cuatro orejas que quedo en grandes ovaciones.

Diego Silveti, fue el triunfador al cortar la única oreja del festejo al que cerró plaza.

Diego tuvo en sus manos a un primer toro de su lote que tuvo bravura, fijeza y calidad, pero que desafortunadamente en el tercio de banderillas se fracturó la pata trasera derecha y el toro por su bravura supo reponerse y Diego le hizo la faena, para mala fortuna la estocada llevaba una trayectoria tendenciosa y no fue suficiente para que doblara perdiendo por ello una oreja

Con su segundo un toro que no tuvo fuerza alguna, limitándose Diego a pasaportarlo de una media y un descabello.

Con el sexto vino lo grande de la tarde con un toro que embistió a veces con la cabeza a media altura, Diego lo entendió y lo toreo por ambos pitones con la gente entregada dejó un pinchazo y una estocada completa y un descabello recibiendo aun así la única oreja del festejo.