Sergio Flores se despacha con dos orejas

Fermín Rivera muestra la clase y también pasea una oreja

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE  MÉXICO, México, Nov. 27, 2016.- Fermín Rivera, Sergio Flores y José Garrido, quien confirmó su alternativa, dieron vida a la cuarta corrida de la temporada de la Plaza México, en la que se lidiaron toros de El Vergel, que cumplieron en presentación y que dieron juego desigual. Al final los triunfadores fueron Sergio Flores y Fermín Rivera, que se repartieron tres orejas.

José Garrido, confirmó la alternativa ante "Mielero", con el capote esbozó algunas verónicas y tras la ceremonia vino el trasteo con la muleta, pero al final no se acopló. Falló con la espada y fue silenciado. Con el cierra plaza de nombre "Pancholin", Garrido, tampoco se pudo mostrar al no conseguir acoplarse a las embestidas del toro, por ahí dibujó algunos detalles aislados de buena calidad gracias a su empeño, falló con la espada y fue silenciado.

Fermín Rivera, le correspondió "Amoroso", ante él dejo fluir la clase, su faena fue de menos a más, supo llevar al toro al que terminó por meter a la canasta para construir un trasteo con aroma al torear con ambas manos. Lo bien toreado lo malogró con la espada. Saludo desde el tercio. El segundo de su lote fue "Fer", con el capote cumplió. Con la muleta de nueva cuenta dejo fluir su arte, encontró el relajamiento al torear con ambas manos y demostró el buen momento por el qué pasa, el trasteo tuvo estructura y reconocimiento de parte del público. Mató de entera ligeramente trasera, tardó en doblar el astado, pero al hacerlo el público pidió la oreja que terminó por pasear.

Para Sergio Flores correspondió en primer término "Andy" un toro que fue sumamente complicado, así lo marcó desde el tercio de banderillas en el que puso a sufrir a las cuadrillas. Ya en el tercio final no tuvo un pase, Sergio lo toreó por la cara, abrevió y escuchó palmitas tras despacharlo al segundo viaje. Su segundo fue "Cumplido" un astados que de principio no mostró mucho. Ya con la muleta el burel se empleó en los primeros muletazos por bajo, y de ahí el astado fue a más permitiéndole a Sergio Flores, construir una faena emocionante de buen trazo, acompañó cada una de las embestidas con saborío y logró desbordar su arte, el toro cumplió y sacó su punto de nobleza. Mato de entera que le valieron convertirse en el triunfador del festejo al cortar dos orejas.

Al final Sergio Flores salió a hombros.