De Santiago e Ibelles destacan en La México

El potosino y el mexiquense dejaron grato sabor de boca y lidiaron al quinto y sexto

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MEXICO, México, 18, Sep. 2016.- Se llevó a cabo la segunda novillada en la Plaza México, festejo que volvió a cumplir gracias a la presencia y juego del ganado y por otro lado por la entrega y disposición de los novilleros que actuaron, principalmente Ricardo De Santiago y Sebastián Ibelles, que hicieron lo más torero de la tarde, por lo que terminaron por ser calificados por el jurado y lidiaron al quinto y sexto novillos de la ganadería de San Lucas. Mientras el colombiano Camilo Hurtado y el francés Baptiste Cissé, cumplieron.

La novillada de San Lucas, fue clave del éxito de la segunda novillada sin caballos de la México, abrió la tarde el colombiano Camilo Hurtado, que cumplió ante “Cachondo”, un novillo que le falto un punto de transmisión, pero que metía bien la cabeza al embestir, sin embargo Hurtado, no termino por entenderse con él y tras estoquearlo se retiró entre leves palmas.

Le siguió el potosino Ricardo De Santiago, que enfrentó a “Sibarita”, el espigado novillero desde que se abrió de capa causó una gran impresión la cual llevó a más conforme fue transcurriendo la faena.

Firmeza, personalidad, valor, entrega y calidad fueron los ingredientes con los que llevo a los aficionados a emocionarse, De Santiago, era una incógnita que quedó despejada gracias a la calidad de su toreo, cubrió los tres tercios en los cuales desbordó pasión y variedad además que dejo su marcada personalidad.

El problema llegó con la espada, malogró su faena y además se llevó tres palizas de órdago terminó por escuchar dos avisos y se fue a la enfermería. Salió a despachar al novillo Camilo Hurtado, y se hizo la polémica ya que se volvió a contabilizar el tiempo de avisos, muchos creímos que el juez de plaza se había equivocado, pero no, de acuerdo al reglamento procedió bien, pero al final el novillo se le fue vivo al novillero colombiano.

El tercer novillo le correspondió al francés Baptiste Cissé, que a pesar de que técnicamente estuvo bien, no conectó con el público que terminó metiéndose con él y lo despidió entre silencio.

En cuarto sitio salió Sebastián Ibelles, ante “Trotamundo”, con el capote no hubo química, la que si se dio en la muleta, tercio en el que Ibelles se desbordó, pego sabrosos muletazos por ambos lados, llenos de sentimiento y entendimiento, perdió la oreja con la espada, pero no la posibilidad de ir por uno de los novillos para los mejores.

El primer novillo para los mejores, fue para Ricardo De Santiago, que volvió de la enfermería, el novillo no fue lo que su primero, pero nuevamente volvió a mostrar firmeza y gusto ante él, y volvió a ser reconocido por el público. Nuevamente la espada fue su fallo, lo que no impidió que fuera ovacionado en el tercio por los aficionados.

Cerro Sebastián Ibelles, que tuvo en “Mil amores” a un novillo violento y complicado al cual fue sobando hasta lograr arrancarle muletazos de calidad que le fueron reconocidos. Fallo con el acero y fue ovacionado, para así concluir una tarde que volvió a cubrir la expectativa.

El parte médico de Ricardo De Santiago, emitido por el doctor Rafael Vázquez Bayod, dicta:

Durante la lidia del segundo novillo  Ricardo De Santiago al entrar a matar por primera ocasión fue arropado, sufriendo una fuerte voltereta aparatosamente sin consecuencias. Entró a matar por segunda ocasión sucediendo lo mismo con fuerte caída, por lo que entró a matar por tercera ocasión donde fue arropado de fea manera,  para ser embestido y empitonado por el astado en varias ocasiones.

El novillero quedó aparentemente en malas condiciones en el ruedo, de donde fue trasladado por los monosabios y subalternos a la enfermería de la plaza para ser atendido por conmoción leve y tres puntazos en la cara interior del muslo derecho en el dorso y región clavicular izquierda, además de otras contusiones.

Se le aplicó crio terapia y analgésicos y desinflamatorios. Posteriormente fue revisado, encontrado buena evolución y corroborándose en buenas condiciones físicas a pesar de los traumatismos sufridos. Se le autorizó salir a torear al quinto novillo.