Sánchez, una oreja en Aguascalientes

Octavio García ‘El Payo’ pierde la puerta grande y Pablo Hermoso de Mendoza se va de vacío

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

AGUASCALIENTES, México, Abr. 29, 2016. Se celebró la séptima corrida de Feria en Aguascalientes, en la que partieron plaza Pablo Hermoso de Mendoza, Octavio García "El Payo" y Diego Sánchez, que lidiaron toros de Fernando de la Mora y San Isidro, que cumplieron en presentación y en términos generales dieron buen juego.

Pablo Hermoso de Mendoza tuvo una tarde decorosa en la que cumplió pero a pesar del esfuerzo y de que entusiasmo al público a la monta de sus caballos y al estar certero al clavar no fue suficiente para lograr los premios. Tras su primero tuvo petición y con el segundo escuchó palmas.

"El Payo", ante su primero se vio firme entendiendo las condiciones del toro al que metió en su muleta y le logró sacar pases decorosos a pesar de que él astado tenía sus complejidades, lo despachó de una entera y escuchó palmas. Ante su segundo estuvo realmente bien, de capa toreó elegantemente a la verónica y con la muleta se rompió en una faena completa, sobria y artística en la que dejó fluir su tauromaquia, toreó rítmicamente, llevó la faena a más construyendo un camino que lo convertiría en el triunfador de la tarde, lo bien toreado terminó malográndolo con la espada al pinchar hasta en tres ocasiones. Al final terminó por dar una triunfal vuelta al ruedo.

Diego Sánchez mostró entusiasmo con lo que sustituyó su verdor, ya que ha sumado pocas corridas desde que tomó la alternativa. En primer lugar enfrentó a un toro con cierto peligro ante el cual no se amilanó, le pudo valor y con ello fue sumando, en una faena que fue larga y que logró coronar de una excelente estocada para cortar la que a la postre fue la única oreja de la tarde. Con el cierra plaza nuevamente volvió a estar firme, el toro fue distinto, y gracias a estar encima del toro le realizó un trasteo que si no hubiera fallado con la espada pudo haber cortado otra oreja y salir por la puerta grande.