Miguel Aguilar, primer triunfador de la México

El de Aguascalientes saca lo mejor y regala dos faenas que le valen cortar una oreja

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MÉXICO, México, Sep.  11, 2016.- Arrancó la temporada de novilladas en la Plaza de Toros México y lo hizo con el pie derecho, el primer festejo sin caballos resultó un éxito, por la presencia y juego de los novillos de Los García,  y la entrega, disposición y torería de Juan Pedro García “Calerito”, Juan Pedro Llaguno, Miguel Aguilar y Francisco Manuel. 

Fue Miguel Aguilar, quien se alzó con el triunfo al cortar la única oreja de la tarde. A decir verdad la tarde se pudo haber firmado con cuatro orejas ya que tanto Llaguno como Aguilar, la tuvieron en sus manos y terminaron por perderlas con la espada.

Abrió la tarde Juan Pedro García “Calerito”, ante “Queretano”, un novillo que careció de transmisión pero que exigió, el sevillano estuvo a la altura cumplió y sacó a relucir su oficio, mató de estocada y fue ovacionado.

Juan Pedro Llaguno enfrentó a “Amigo”, el de Los García, tuvo un punto de brusquedad ante la cual Llaguno se impuso, mostró un torero fresco, alegre y mostro recursos, cubrió los tres tercios y regaló detalles que hicieron recordar al matador Rodolfo Rodríguez “El Pana”. Mantuvo el interés en su faena y terminó por malograr con la espada y saludó desde el tercio.

El tercer espada fue Miguel Aguilar, a quien le tocó en suerte “Contador”, un novillo que tuvo transmisión y calidad en la embestida que fue bien aprovechada por el hidrocálido que cayó de pie en el ruedo de la México.

El trasteo fue a más, logró momentos estéticos y artísticos que terminó por coronar con la espada para pasear una oreja, que se volvió el pasaporte para enfrentar un novillo más.

El cuarto burel fue Francisco De Manuel, quien enfrentó a “Regio”, al que lidió ya en plena lluvia, el novillo fue complejo el novillero estuvo a la altura sin poder llevar su faena a buen puerto, sumado a que falló con la espada y escuchó dos avisos, para retirarse entre el silencio.

Así los novillos quinto y sexto fueron lidiados por los mexicanos Juan Pedro Llaguno y Miguel Aguilar, Aguilar al cortar la oreja gano el honor, mientras Llaguno tras la votación de las peñas taurinas.

El quinto y sexto fueron los mejor presentados, para Llaguno fue “Ganador”, al que le hizo una faena de tres tercios. Llaguno aprovechó la calidad del novillo que mereció el honor del arrastre lento. 

Su faena tuvo variedad y gustó a los aficionados que se emocionaron con el torero del queretano, que para su mala fortuna volvió a malograr con la espada perdiendo otra oreja segura. El novillo mereció el honor del arrastre lento.

Cerró Aguilar con “Orégano”, un novillo muy bonito de hechuras que correspondió a su juego, el mulato se recreaba en las embestidas y Aguilar se recreó al torearlo. El novillero volvió a cuajar otro trasteo de interés al torear por ambos lados, desafortunadamente aunque hizo bien la suerte la espada se fue de lado atravesando al astado y como volvió a pinchar perdió la posibilidad de otra oreja que le hubiera abierto la puerta grande.

Al final el público disfrutó de la primera novillada sin caballos que se dio en la México.

El festejo fue pasado por agua a partir del tercer novillo y tras el paseíllo se recordaron y se escuchó una sonora ovación en recuerdo a todos los personajes de la fiesta brava fallecidos en el periodo que la plaza estuvo cerrada.