La llama olímpica regresa a C.U. 50 años después

Enriqueta Basilio enciende el pebetero de Ciudad Universitaria con la llama olímpica 50 años después de hacerlo para los Juegos Olímpicos del 68
placeholderLead
La llama olímpica nuevamente en el Estadio Olímpico Universitario de la Ciudad de México.
Llama olímpica
Por: Rodrigo Mendoza
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Como hace 50 años, Enriqueta Basilio volvió a encender el pebetero del estadio Olímpico México 68, con la flama que llegó procedente de la ciudad de Maratón en Grecia, en el marco de la Maratón Internacional de la Ciudad de México, que se corre este domingo.Aunque el acto de hace cinco décadas ocurrió en octubre, la exvallista cumplió con otro de sus deseos: repetir la hazaña que la marcó en la historia del deporte mexicano y olímpico.Fue la primera mujer en encender un pebetero olímpico y eso la llevó a ser parte de Movimiento Olímpico. Ahora, con motivo de la carrera atlética, se dio cita para rememorar ese momento en medio de grandes estrellas del atletismo mexicano.

Otros exatletas portan la antorcha

Antes de que la flama llegara a manos de Basilio, el marchista olímpico en Los Ángeles 84, Ernesto Canto, subió las escaleras del inmueble para entregar el fuego al expentatleta Horacio de la Vega, quien fue el último relevo para finalizar con ella.El recorrido de la Flama Maratón inició en el Zócalo capitalino, frente a la Catedral Metropolitana, con el exmaratonista Germán Silva, quien la cedió a Dionicio Cerón, dos veces olímpico en 1992 y 1996; una gama de excorredores de tradición e históricos.Pasaron también Rodolfo Gómez, quien participó en las mejores maratones del mundo como Tokio o Atenas, así como Benjamín Paredes, otro de los tradicionales fondistas; entre las mujeres participó Adriana Fernández, primera mexicana en ganar la justa de Nueva York.Todos ellos portaron la flama que, al final, llegó al Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria para engalanar el maratón.