Kamworor gana medio maratón de Cardiff

Geoffrey Kipsang Kamworor y Bedan Karoki Muchiri hacen el 1-2 para Kenia en el medio maratón de Cardiff

REDACCIÓN
logo

CARDIFF, Reino Unido, Mar. 26, 2016.- El keniano Geoffrey Kipsang Kamworor se erigió este sábado en campeón del mundo de medio maratón al imponerse en una jornada lluviosa en Cardiff (Gales) a su compatriota Bedan Karoki Muchiri y al británico Mo Farah, quien superó en un ajustado esprint al etíope Abayneh Ayele.

Con un registro de 59:10, Kamworor revalidó la corona mundialista con un cómodo colchón de 26 segundos sobre Muchiri, el atleta con el que se repartió el primer puesto durante gran parte de la prueba.

Desde la sexta a la tercera posición remontó, por su parte, el británico Mo Farah en un final de carrera marcado por la intensa lluvia. Esto obligó a los corredores a competir en condiciones extremadamente difíciles sobre el asfalto de Cardiff.

Con las rodillas salpicadas de sangre cruzó la línea de meta el dominador de la distancia. Kamworor se cayó en el comienzo del medio maratón pero supo sobreponerse a este inesperado incidente.

"Me dije a mí mismo que no iba a renunciar a la victoria", explicó tras asegurarse la medalla de oro.

Arropado por sus compatriotas Edwin Kiprop Kiptoo, Bedan Karoki Muchiri y Edwin Kipyego, el vigente campeón se acomodó en el grupo de cabeza antes de dinamitar la prueba poco antes del kilómetro 20.

Por aquel entonces, los aficionados galeses ya intuían el triunfo de Kamworor, quien se permitió bajar algo el ritmo al disponer de una jugosa renta de ocho segundos sobre Muchiri.

La emoción y la atención estaba por detrás del dúo de cabeza: los etíopes Abayneh Ayele y Tamirat Tola, el británico Mo Farah y el keniano Simon Cheprot mantuvieron un batallado pulso por el bronce.

Aupado por la consecución del récord europeo de los quince kilómetros, Mo Farah, dominador en los últimos cinco años de las dos distancias de fondo en pista (5.000 y 10.000 metros), arrebató a Ayele el tercer cajón del podio en un interminable esprint.

"Hubiera estado bien ganar en casa", reconoció el británico, quien aspiraba a coronarse en Cardiff como campeón del mundo de medio maratón.