Informe sobre dopaje de atletas rusos

El ex presidente de la IAAF habló de consultar a Vladimir Putin sobre los nueve atletas rusos acusados de dopaje
placeholderLead
Lamine Diack y Vladimir Putin.
Lamine Diack y Vladimir Putin.
Por: Redacción
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

DENVER, Estados Unidos, Ene. 14, 2016.- En la época en que encabezaba la Federación Internacional de Atletismo, Lamine Diack llegó a decir que necesitaba alcanzar un acuerdo con el presidente Vladimir Putin para garantizar que nueve atletas rusos acusados de dopaje no compitieran en el Mundial de 2013 en Moscú.

El dato procede de un nuevo informe sobre el escándalo de dopaje que ha alcanzado a las altas esferas del atletismo y de Rusia. The Associated Press tuvo acceso a detalles del informe el miércoles por la noche, un día antes de que se hiciera público.

Los detalles fueron proporcionados por una persona que había revisado el reporte y que solicitó permanecer en el anonimato porque la información no se había divulgado.

El informe, redactado por el primer presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), Dick Pound, señala que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) debe reestructurarse para evitar que los actos de corrupción queden impunes.  Estos actos "no pueden atribuirse a un pequeño número de maleantes", escribió Pound.

"La corrupción estaba incorporada en la organización", señala el reporte. "No puede ignorarse o desestimarse como algo atribuible sólo a algún renegado que actuaba por cuenta propia".

El reporte surge un día después de que la AP presentó detalles de correos internos, reportes y notas de la IAAF, recabados durante seis años y que muestran un alto nivel de comunicación entre la federación de atletismo y funcionarios de Rusia en torno de resultados sospechosos arrojados por análisis antidopaje a atletas de ese país. La documentación incluía planes para ocultar algunas evidencias.

Además de la cordialidad y los acuerdos entablados entre Putin y el entonces presidente de la IAAF, Lamine Diack, el informe detalla un repentino aumento, de 6 a 25 millones de dólares, en los derechos rusos para televisar el mundial de atletismo de 2013. También habla de un abogado seleccionado expresamente por Diack para gestionar los casos rusos, a pesar de que tenía poca experiencia con medidas contra el dopaje.

Concluye que no había forma de que los miembros del Consejo de la IAAF, entre quienes figuraba el actual presidente del organismo, Sebastian Coe, no estuvieran al tanto de los niveles que había alcanzado el dopaje y la falta de aplicación de las reglas en el atletismo.

Pound da detalles de las reuniones entre Diack y el abogado de la IAAF Huw Roberts. Ese abogado proporcionó directamente a Diack los detalles de nueve casos de dopaje que involucraban a deportistas rusos, y le preguntó cómo planeaba resolverlos.

Sin una solución en puerta, Diack explicó que "estaba en una postura difícil, la cual sólo podría ser resuelta por el presidente Putin de Rusia, con quien había forjado una amistad", señala el reporte.

Eventualmente, ninguno de esos nueve atletas compitió en Moscú, pero sus casos no fueron sancionados por la IAAF, indica el reporte. Esos retrasos llevaron a la renuncia de Roberts en enero de 2014.

Para entonces, según los detalles del informe, Roberts prácticamente no tenía control sobre casos que afectaran a atletas rusos.

En noviembre de 2011, Diack entregó la responsabilidad de los casos rusos relacionados con análisis de los pasaportes biológicos a su abogado personal. Habib Cisse.

Cisse está bajo investigación en Francia por corrupción. El hijo de Diack, Papa Massata Diack, ha sido inhabilitado del atletismo de por vida. Papa Massata y otro de los hijos de Diack, Khalil, tuvieron empleos en la IAAF fuera del organigrama oficial de la federación que les permitieron ejecutar fraudes, indicó el informe.

El informe ofrece detalles de una reunión en 2012 en un hotel en la que participaron un asesor de televisión ruso, Papa Massata Diack, Cisse y el responsable de la federación rusa de Atletismo, Valentin Balajnichev, que también era tesorero honorario de la IAAF. La reunión se fijó para resolver un "problema" con el precio de 6 millones de dólares para los derechos de televisión en Rusia para el mundial del año siguiente.

Tras la reunión, Papa Massata Diack llegó a un acuerdo con un importante banco ruso por valor de 25 millones de dólares.

Pound pidió a la IAAF que hiciera análisis forenses sobre cómo se concedieron los derechos de televisión para determinar si hubo irregularidades.

Éste el segundo informe de Pound. El anterior, publicado en noviembre, detalló la corrupción en Rusia. Desde entonces, el equipo ruso de atletismo ha sido suspendido junto con su agencia antidopaje y el laboratorio antidopaje de Moscú.

En su conjunto, el informe y otras revelaciones inician que muchos altos cargos de la IAAF, que anunció la sanción a los atletas rusos en noviembre, supieron del creciente problema ruso con el dopaje durante años antes de tomar medidas contra el país, y algunos podrían haber trabajado activamente para cubrir los casos de dopaje.