Huerta pasa buena noche

El matador sigue evolucionando favorablemente de la cornada que sufrió, lo confirma el doctor Ulises Lio

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

REYNOSA, México, 5, Abr. 2016.- El matador Alberto Huerta sigue evolucionando favorablemente tras la grave cornada que sufrió en la plaza de Reynosa, Tamaulipas, pasó bien la noche y a partir de esta mañana ya comenzó a ingerir alimentos vía oral, lo que tolero bien, y después del medio día se intentará levantarlo para que comience a caminar.

De acuerdo al parte médico que extendió el doctor Ulises Lio Solís, quien fue quien lo intervino, esto fue a lo que se enfrentaron en el quirófano.

PARTE MEDICO.

Cornada en el costado derecho con orificio de entrada de unos 12 centímetros, con una trayectoria hacia adentro y hacia el costado izquierdo, que causó grandes destrozos en los músculos de la región, contusionando el riñón derecho, con orificio de salida en el glúteo izquierdo.

El pitón fracturó las vértebras cuarta y quinta, pasando a un centímetro de la aorta sin lesionarla. Esta trayectoria es de aproximadamente 40 centímetros de extensión. Y presentaba otra hacia la región abdominal que contusionó el intestino grueso aproximadamente en 15 centímetros.

Había otra trayectoria más hacia abajo de 10 centímetros. Se practicó laparoscopia para descartar lesión abdominal. Se le proporcionó un litro de sangre debido a la profusa hemorragia.

TD.com hablo con el cirujano Ulises Lio, quien de momento descartó una posible secuela por la fractura de las vertebras. “esperamos no tener una secuela importante ya que las fracturas eran no fracturas desplazadas por lo que el ortopedista no considero hacerle alguna fijación poner algunas placas o poner clavos en las fracturas tiene su sensibilidad, su movilidad sus piernas las tiene integras están conservadas pero no dejan de ser unas fracturas de una estructura tan importante como son las vertebras”

El galeno coincidió en que fue milagroso que el diestro este con vida tras la severa cornada, “por la trayectoria que llevaba por milímetros o centímetros hubiera involucrado estructuras muy importantes que hubieran puesto en riesgo la vida del matador, inclusive en los primeros minutos después de la cornada”.

Dentro de la gravedad de la cornada el diestro esta estable, y aún hay riesgo de alguna posible complicación y habrá que esperar que supere las 72 horas tras el percance sufrido.