'Soy de verdad'

Narra Héctor de Ávila su percance sufrido en la Plaza México al resultar con cornada y fractura

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MEXICO, México, Oct. 31, 2016.- Héctor De Ávila, torero mexicano, se encuentra hospitalizado en un nosocomio de la colonia San Miguel Chapultepec de la Ciudad de México, luego de sufrir múltiples lesiones tras la embestida del quinto toro en la novillada en la Plaza México de este domingo 30 de octubre.

El doctor Rafael Vázquez Bayod dio el parte médico del torero mexiquense este lunes.

“En el curso de la lidia del 5° astado el novillero Héctor de Ávila fue empalado sufriendo tremenda caída, quedando aparentemente inconsciente. En la enfermería fue evaluado y estabilizado encontrando múltiples contusiones que causaron fractura de la clavícula derecha, arrancamiento parcial del pabellón auricular izquierdo, desgarro del parpado y hematomas severos en la frente y región temporal izquierda por lo que fue trasladado al hospital. Permaneció bajo vigilancia neurológica estricta para ser operado por la madrugada de fractura de clavícula con muy buenos resultados. Si no existen complicaciones será dado de alta el día de mañana para continuar su tratamiento como externo y poder volver a torear en 8 semanas”.

 Esta es la segunda ocasión en que el novillero de Tenancingo, sale en ambulancia de la Plaza México, platicamos con él y nos compartió su sentir en torno a lo vivido.

“La verdad que una tarde esperada, una tarde soñada y bueno los desenlaces de los sueños cambian y ya estamos aquí nuevamente en el hule. Desde el primer capotazo se lo vi en la mirada que él iba a cogerme en cualquier momento son de esos novillos que te ven a los ojos y te dicen te llevo conmigo. Recuerdo perfecto le pegué cuatro derechazos y nuevamente me dijo en cualquier momento voy por ti, me cambio la muleta por la espalda y me quedo para ligarle el pase de pecho y el novillo para, y yo en ese momento , te lo juro sabía que iba por mí, pero dije no, y aquí es la conexión de lo que te dije hace rato, esa comunión de decir aquí me entrego o te entregas tú también y nos entregamos los dos y se hace una armonía diferente, o me entrego también porque los toreros sabemos que hay que pagar tributos y si tengo que pagar tributos con mis lágrimas, con mi sangre, con mi sudor, con mi esfuerzo, pues también estoy dispuesto a pagarlo porque si no también no estoy dispuesto a recibir las grandezas del toreo, entonces cuando voy a ligarle el pase de pecho me aviso que iba a ir el por mí, pues ya está aquí estoy, estoy entregado a ti y llévame contigo a donde quieras, pero no me iba a quitar sabes, eso era lo único que yo le podía dar a esa tarde, eso era lo único que yo le podía entregar al toro, al toreo y a mi vida misma”.

El percance en la Plaza México, no le quitará las ganas a Héctor de Ávila de seguir en pos de su sueño como torero.

“No, estoy más convencido que nunca. Fíjate que estas tardes son las que te dan gloria y te dan grandeza porque te pones en un lugar muy complicado, te llenas de cicatrices el cuerpo y te las volteas a ver, porque no es la primera y sé que no será la última, pero te volteas a ver y dices olé, si soy de verdad, no, y te miras al espejo y dices si soy torero, no, soy capaz de esto y de más. Hoy soy torero y hoy me tocó pagar otro tributo pero no importa, me quedo con esa satisfacción propia de que soy torero y que seguiré siendo torero toda la vida”.

 Héctor, deja el hospital este martes para continuar su recuperación en casa y seguir en el camino que lo lleve a hacer su sueño realidad.