Froome va por la Vuelta a España

Chris Froome afirma que le encantaría ganar la edición 71 de la Vuelta a España, pero será difícil arrebatarle el liderato a Nairo Quintana

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

OVIEDO, España, Ago. 30, 2016- El británico Chris Froome (Sky) ha asegurado en la primera jornada de descanso de la 71 Vuelta a España, en la que es tercero a 58 segundos del líder Nairo Quintana (Movistar) que es una carrera que "me encantaría ganar, es muy bonita".

"La Vuelta es mi mayor prioridad tras el triunfo en el Tour de Francia. Al contrario que el Tour de Francia es una prueba a la que he optado en el último momento", ha comentado.

"Es la carrera en la que se vio por primera vez mi potencial en una carrera de gran fondo y significaría mucho para mí el poder ganarla alguna vez", ha recordado sobre la edición de 2011 en la que fue superado por el español Juanjo Cobo.

Sobre la llegada de la undécima etapa en el alto de Peña Cabarga, donde ganó y puso en dificultades a Cobo no cree que "pueda conseguir una ventaja importante con Quintana, pero es obvio que es una llegada que tiene recuerdos especiales tanto para mí como para el equipo".

No obstante, la victoria en la cima cántabra la ha calificado como una de "las más bellas de mi carrera" pero tiene claro que no es "tan selectiva ni será tan decisiva como la del Aubisque, tres días después".

También ha rememorado que en aquella edición, en la que por su estado de forma dio la sensación de haber podido optar al triunfo final si no hubiese estado supeditado a su entonces líder, el británico Bradley Wiggins.

"Cobo estaba muy fuerte en esa Vuelta, y sobre todo en el Angliru, y sólo en las últimas etapas tuve la oportunidad real de competir con él. Hasta ese momento, estuve trabajando de gregario y me ganó por solo 13 segundos", ha dicho.

Aunque en el Tour de Francia dio la sensación de estar muy por encima de sus rivales, Froome ha asegurado que en la carrera francesa "he sufrido tanto como en la Vuelta. "La parte difícil de la Vuelta es que llega después del Tour que es donde enfoco toda mi preparación y la Vuelta está después", ha insistido.

Sobre su presencia en los Juegos Olímpicos de Río, en los que no estuvo Nairo Quintana, ha apuntado que en su equipo no hacen "concentraciones" y con ese calendario no podía hacer una preparación específica por eso "siento que voy a más y espero estar a mi mejor nivel la última semana ".  

'Las opciones de victoria son muy pocas"

El español Alberto Contador (Tinkoff) se mostró poco optimista durante la jornada de descanso de la Vuelta y aseguró que aunque tratará de "dar el máximo para hacer cosas buenas", las opciones de victoria "son muy pocas". 

"Estoy bien, intentaré dar el máximo y hacer cosas buenas. Estoy a 3 minutos de Nairo, que está muy fuerte y tiene un equipo potente.

Si continuo en la Vuelta no es por seguir en carrera, es para hacer cosas. A nivel mental estoy lejos en la general y las opciones de victoria son muy pocas", señaló Contador en su hotel de Gijón.

El ciclista madrileño, quinto en la general a 3 minutos de Quintana, analizó su táctica en la subida a Lagos de Covadonga y se mostró crítico consigo mismo.

"Las sensaciones ahora son muchas y diferentes. Analizando ahora la subida a los Lagos creo que debí ser más cauto. Soy a veces demasiado impulsivo y ayer me moví cuando hubiese sido más inteligente seguir a rueda", dijo.

Lejos en la general, salió a colación su legendario ataque en Fuente Dé en 2012, cuando arrebató la Vuelta a Purito Rodríguez "Voy a ver el libro tranquilamente y ver qué podemos plantear, ver cómo se manejan los equipos, quien lleva la responsabilidad. Hay que analizar muchas cosas, pero ante todo quiero ir día a día", explicó.

Contador ve difícil el factor sorpresa, ya que abundan las etapas con un solo puerto al final del recorrido.

"Hay que aprovechar las oportunidades y ver cómo van las piernas. El recorrido que tenemos por delante incluye muchas etapas "unipuerto" y es difícil moverse ahí. Disfrutaré de la carrera y veré qué puedo hacer".

Sobre el uso del potenciómetro en carrera, habitual hábito del británico Chris Froome, el pinteño señaló que a estas alturas no condicionará su estilo en carrera.

"Los potenciómetros restan espectáculo a las carreras, hacen que todo esté más controlado, esa es la realidad. A estas alturas no voy a cambiar mi forma de correr", señaló.

Contador se refirió al debate de tomar los tiempos a 3 kilómetros de meta para evitar las caídas de última hora en las llegadas masivas, comentario que difundió en las redes sociales.

"A los líderes nos gusta pegarnos con los esprinters ni a ellos con nosotros. Se genera tensión, que es espectacular, pero tiene riesgo, ya que un favorito se puede ir a casa. Siempre ponen las caídas en los videos promocionales. Eso había que analizarlo, si el espectáculo son las caídas", explicó.

Se refirió también a que "la mayoría del pelotón piensa igual, Todos los días nos jugamos la vida en los esprints. Había que plantearse tomar medidas. No quiero llevar la bandera de cambiar la norma, pero habría que reflexionar", añadió.

Tras anunciar su retirada y la posterior rectificación para seguir hasta 2018, Contador considera que no hubiese sido buena idea marcharse este año.

"Si acabo con un abandono el Tour y Vuelta no hubiese sido buena forma de despedirme. Tengo una Vuelta bonita por delante y estoy ilusionado con 2017, quiero planificar y hacer las cosas bien.

Disfruto del público, No hubiera sido buena decisión irse este año", concluyó.