Escobedo y Zotoluco triunfan en San Juan

Luis Ignacio Escobedo logra dos orejas, Zotoluco se lleva una y Garate es ovacionado

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

SAN JUAN DE LOS LAGOS, México, Mayo, 22, 2016.- Se llevó a cabo la corrida de San Juan de los Lagos ante una buen entrada, la plaza registró tres cuartos de entrada en tarde calurosa. Se jugó un encierro de Cerro Viejo, correcto de presentación y desigual en su comportamiento y un toro de Marco Garfias que desarrolló genio y peligro para Hernández Gárate.

Abrieron plaza los recortadores ante un toro del Vergel y tras mostrarle al público las diferentes suertes con lucimiento, fueron fuertemente ovacionados.

Zotoluco enfrentó en primer lugar a un toro que tuvo nobleza pero que le faltó romperse y entregarse en el último tiempo del muletazo, no obstante Zotoluco le pisó los terrenos y consiguió series por ambos pitones que tuvieron un gran mérito y pronto conectó con los aficionados. 

Lo mató de una estocada entera ligeramente desprendida y le fue concedida una oreja con fuerte petición de la segunda. El de la despedida fue un toro complicado que desarrolló sentido pronto, por ello, Zotoluco tuvo que hacer un gran esfuerzo con ese pundonor y esa raza que lo han caracterizado a lo largo de su carrera, lo despachó de pinchazo y una estocada para terminar con  una cerrada ovación.

Luis Ignacio Escobedo anduvo voluntarioso y con ganas de agradar en sus dos enemigos, y ambas faenas conectaron pronto con el tendido, despachó a sus dos enemigos de sendas estocadas y cortó una oreja de cada toro lo que le valió la salida a hombros.

El rejoneador potosino Jorge Hernández Gárate enfrentó a un toro de la ganadería de Marco Garfias que desarrolló sentido y peligro, lo castigó correctamente, en banderillas anduvo por encima de su enemigo, destacó la actuación a lomos de Valladolid que realizó un toreo de cercanías que gustó mucho al respetable. 

Para el último tercio puso dos cortas y saliendo de la suerte en la segunda, el toro estiró el cuello y le pegó una cornada en el anca de aproximadamente 15 centímetros al caballo de nombre Quinto Pecado. Tras dos estocadas enteras y contrarias tuvo que echar pie a tierra acertando al segundo golpe con el descabello y la gente lo despidió con una cariñosa ovación.