El cuarto encierro deja dos cornados

Debutaron los de Pedroza Yeltes, encierro que permitió emocionantes carreras

REDACCIÓN
logo

PAMPLONA, España, 10, Jul. 2016.-  2:30 duró el cuarto encierro de San Fermín, celebrado en las calles de Pamplona, en el cual debutaron los toros de la ganadería de Pedroza Yeltes, que a su paso dejaron cinco lesionados, tres por contusiones y dos cornados, uno de ellos considerado de gravedad ya que uno de los toros lo hirió en el cuello, el mozo fue operado en la enfermería de la plaza, su estado es considerado de gravedad y de pronóstico reservado.

El encierro formado por cuatro toros castaños y dos negros llenó de emociones las calles de Pamplona, ya que el encierro corrió en manada prácticamente todo el recorrido, uno de los momentos más emocionantes desde la misma cuesta de Santo Domingo, ya que los toros encabezaron el grupo, permitiendo realizar buenas carreras, a la salida de la cuesta un mozo fue alcanzado por un castaño, tras lo cual cayó al piso de fea manera, en la curva se vivió un milagro, ya que ahí un corredor se encontró de frente a un toro sufriendo un fuerte golpe al ser atropellado. A lo largo del recorrido los toros resbalaron en numerosos momentos, debido a su ímpetu, si bien no tiraron derrotes, cuando sentían a algún mozo cerca lo buscaban.

Los cornados fueron prácticamente en la plaza, uno en el callejón de acceso y el otro en el ruedo