Broche de oro a la Temporada Grande

Pablo Hermoso logra su cuarto rabo, Enrique Ponce lidia a su toro 100 y Fermín Rivera corta una oreja

REDACCIÓN
logo

CIUDAD DE MÉXICO, México, Feb. 21, 2016.- La Plaza México tuvo su último gran regalo de su temporada de 70 aniversario y fue ver nuevamente sus tendidos colmados de aficionados ante el broche de oro que tuvo el serial, al tener colgados en el cartel a dos de las grandes figuras del toreo mundial, Pablo Hermoso de Mendoza y a Enrique Ponce, sumado a ellos los triunfadores Fermín Rivera y Octavio García "El Payo", quienes lidiaron un encierro compuesto por dos toros de Los Encinos, para rejones y seis de Teófilo Gómez, que terminaron por cumplir.

El cartel cumplió la expectativa y al final el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Enrique Ponce y Fermín Rivera consiguieron cortar orejas, mientras “El Payo” se tuvo que ir a la enfermería, después de lidiar a su primero, tras sufrir un malestar estomacal.

HERMOSO CUARTO RABO

A Pablo Hermoso de Mendoza le rodaron las cosas, tuvo en los de Los Encinos, dos toros que lo dejaron lucir, más “Tejocote” que “Zapote”. Al primero le faltó transmisión pero el caballero en plaza puso todo de su parte para tratar de agradar al público, “Disparate”, “Ícaro” y “Pirata”, los caballos que usó. Con el Rejón de muerte falló y terminó por escuchar palmas. Con el segundo Pablo Hermoso, “Manizales”, “Berlín”, “Dalí”, “Pirata” y el toro, se conjuntaron para crear una faena que estuvo cerca de la perfección, cada una de las suertes tuvo su importancia ya que el toro fue bravo y franco en sus embestidas lo que hizo que lo que paso en el ruedo llegara al tendido con fuerza, todo le salió a Pablo, el cierre espectacular con las cortas y el par a dos manos para cerrar con un buen rejón de muerte para cortar el rabo, el cuarto que consigue en su paso por la Plaza de Toros en México.

PONCE Y SU MAGIA

Enrique Ponce dejó escapar la magia de sus muletas, el tubo que torear tres toros ante la indisposición de Octavio García “El Payo”, de los tres consiguió cortar sólo una oreja, al margen de los premios las tres páginas que escribió el valenciano, enloquecieron a los aficionados que le aplaudieron y corearon cada muletazo, y es que cada uno de ellos conoto con la estética característica del toreo del valenciano, al que la espada le impidió cortar trofeos. Con su primero palmas, del segundo dio vuelta al ruedo y al tercero le corto la oreja, casualmente Enrique Ponce llegó a 100 toros lidiados en la Plaza México, ese fue el que cerró plaza y temporada.

FERMÍN DIO LA CARA

El potosino Fermín Rivera, que reapareció tras las cornadas sufrido en Jalostotitlán, no se achico ante el cartel y con su primero que le faltó trasmisión, pero que tenía calidad pudo lucir y regaló  una faena clásica con detalles muy toreros aprovechando la calidad del toro llevo su trasteo a más hasta conseguir cortar la oreja. El que completó su lote desafortunadamente no funcionó  cumplido ante él para escuchar palmas.

Octavio García El Payo llegó mermado en la plaza eso se notó desde su ingreso al coso a su primer toro le hizo una faena de interés, fue un toro que tuvo empuje y transmisión “El Payo” le plantó cara, el esfuerzo salió a reducir al final de la faena, se acercó a las tablas para volver el estómago, trato de reponerse e hizo otro gran esfuerzo al tirarse a matar tras el espadazo y escuchar una fuerte ovación se fue a la enfermería para no volver, ya  que presento un cuadro de gastroenteritis que le impidió matar a su segundo enemigo.
 
Ese fue el broche de oro que tuvo la temporada grande de la Plaza México, que termino con veinte corridas en sus setenta años.