Angelino continúa en Yucatán

A dos años del percance de Eduardo del Villar en CeybaPlaya, hay otro percance fuerte, que deja ver que las cosas no han cambiado, nuevamente no había un médico en la plaza

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

MÉRIDA, México, Mayo 17, 2016.- Este 19 de mayo se cumplen dos años de que en la plaza de CeybaPlaya, Campeche, murió el forcado Eduardo del Villar, a causa de la cornada que le pegó un toro, en el mencionado lugar, la falta de servicio médico en la plaza, así como la planeación para una salida rápida del sitio para llegar al hospital, derivo en la tragedia.

A dos años la historia se pudo repetir, el escenario el mismo, la circunstancia similar, el actor el matador José Luis Angelino, que al intentar clavar una par fue prendido de fea manera, para quienes han visto las fotografías, el daño que hizo el cuerno del toro fue brutal, por fortuna la gravedad no correspondió a las imágenes, lo cierto es que la cornada pudo haber sido muy grave, ya que el cuerno pudo lesionar venas importantes y si hubiera sido así el argumento hubiera sido otro y el final pudo ser como en la historia del forcado.

El matador José Luis Angelino hablo con TD.COM de lo que vivió el pasado domingo en la plaza de Campeche.

¿Matador como te encuentras?

Carlos buenas tardes, la verdad que papá Dios es muy grande, por lo que pudo haber pasado el domingo, dentro de lo grande que fue la cornada y lo impresionante, me desgarró toda la piel del muslo derecho de la ingle hacia la parte de atrás y se vio espectacular porque quedó la piel colgando y se me veían las arterias perfectamente, gracias a Dios el pitón no pasó a tocarlas porque si no, no estuviéramos hablando en estos momentos.

Preocupante yo nunca perdí el sentido siempre estuve consciente de las cosas sabía que la cornada era muy grande dolorosa pero bendito Dios que ya pasó lo más duro, me tuvieron que trasladar de Campeche a Mérida, la cornada me la pegaron cerca de las siete de la noche y me fueron operando a las tres, tres y media de la madrugada en Mérida, y entre más pasaba el tiempo la cornada se va enfriando y va doliendo, bendito Dios que caí en las manos de un profesional, un médico que atiende aquí a todos los toreros y mira bendito Dios vamos evolucionando favorablemente y ahora a esperar, la verdad que ahora son momentos de desesperación porque tú quieres seguir haciendo tus cosas entrenar y eso ahora a esperar que es importante, y ver que vaya evolucionando la herida.

Matador esto no es pregunta, es una afirmación, pasaste muchas vicisitudes para llegar a Mérida.

Si una pena que en Campeche, no hubiera un cirujano especialista en este tipo de cornadas, no, y pasó mucho tiempo y decidimos entre el empresario y mi apoderado que me trasladarán a Mérida que era lo más correcto pero pasó mucho tiempo y en Campeche se me hicieron las horas larguísimas por ver cómo estaba la herida como era de grande y bueno al final tomamos la decisión, creo correcta.

Creo que estamos en un muy buen lugar y con un medico profesional. Y ahora  esperar a que la herida mejore y a seguir pensando en seguir toreando, por supuesto, ver si podemos reaparecer el 28, que es mi próxima corrida, es pronto faltan dos semanas pero bueno haré lo posible por estar ese día.

¿Ya habló el médico contigo de cuando te dan de alta?

Estamos viendo eso, yo creo que esta misma semana el miércoles o jueves, dependiendo de cómo evolucione la cirugía pero yo deseo en cuanto antes irme a mi casa, la verdad que aquí lo pasó mal ya quiero irme a mi casa, en los hospitales se te hacen los días eternos y no me gusta nada estar aquí, lo mejor es estar en tu casa con tu familia, pero ahora toca esperar y entre más pronto nos den de alta mucho mejor.

Al margen de estar en el hospital, hay que hablar de la situación que envolvió a este percance, y que por poco se repite la historia de hace dos años, resulta increíble que con la experiencia vivida, las cosas sigan igual en esa plaza ¿no crees?.

Pues si ahí paso una desgracia hace dos años cuando el compañero forcado perdió lamentablemente la vida y yo creo que eso hay que checarlo muy bien los compañeros matadores de toros y más cuando nos toca venir por estos lugares, por supuesto, por lo menos que haya una ambulancia equipada por cualquier herida grave y que seas trasladado a la distancia que sea, así sea Mérida o donde sea, pero si eso es un tema que hay que hablarlo muy bien, es un tema delicado, yo iba pensando si me llega a pegar en una arteria lo lógico es que me hubiera muerto por cómo estaban las cosas, porque no había un especialista en este tipo de heridas y bueno yo creo que esto nos debe de abrir los ojos y sobre todo buscar tener un especialista en cada estado en cada plaza porque de verdad nos jugamos la vida y la vida pende de un hilo.

Estamos en las manos de Dios, estamos en sus manos y con su bendición y cuando ocurren ese tipo de cosas te das cuenta que te puede matar un toro en cualquier momento y bueno ahora hay un checarlo muy bien con los empresarios cuando uno torea por aquí y que cuando caes en manos de un profesional estas lo más súper tranquilo, porque sabes que estás en muy buenas manos.