Lo que nos deja el GP de Australia 2018

Rodando la pista

SAMUEL REYES
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Lo que nos dejó la primera fecha del mundial de la Fórmula Uno de 2018, el Gran Premio de Australia.

El arranque de la temporada 2018 de la Fórmula Uno llegó con más dudas que certezas al Albert Park, sede de la primera carrera del año, Gran Premio de Australia, pues tras los entrenamientos de pretemporada en Barcelona, pocos tuvieron la oportunidad de desarrollar y muchos aún seguían probando aditamentos.

Cambios físicos, un reglamento que pretende equilibrar las cosas entre los equipos.

No contar más con la “aleta de tuburón” marcó la forma en la que deberían tomar las curvas, pues así, la obligación era que a menor velocidad, mayor control, pero no ha sido lo único que ha cambiado. El famoso Halo es obligatorio y no tardamos mucho en darnos cuenta del primer gran problema y fue la visibilidad, por lo que el director de carrera debió cambiar la posición de los semáforos de la arrancada.Por otro lado, las llantas se presentaron más suaves (todas en un grado) y además, la introducción del compuesto ultra blando (marcado con el color rosa). La llantera milanesa declaró a este respecto que serán las más rápidas de la historia y se demostró con el crono de la calificación de Lewis Hamilton el sábado de carrera.Y es ahí en donde nos vamos a centrar, porque las diferencias se empezaban a hacer notar. De quienes continuaron con su meteórico ascenso, como Mercedes, dominaron a placer. Lewis fue el más rápido de la Q1, mientras que Ferrari con Vettel se mostraron preocupados por el trabajo y cuando Vettel capturó el mejor tiempo en la Q2 del Gran Premio de Australia, se desató la furia de Hamilton quién por casi un segundo, arrebató la pole position dejando claro que la guerra psicológica también juega un papel.

Sorpresas desde la calificación nos previenen de una temporada totalmente diferente.

Sorpresa ha sido la inclusión de Haas y Renault en la 3ª sesión de calificación, desplazando a Sergio Pérez y Esteban Ocón quienes arrancaron fuera del Top 10 en el Gran Premio de Australia. Curioso que el jalisciense dijera que estaban tratando de sacar lo mejor posible en un fin de semana que iba a ser complicado, pero un piloto francés que aseguró que en la carrera andarían con mucho mejor ritmo. De entrada, pónganse de acuerdo.

Aquí tenemos que hacer una pausa. ¿Qué ha pasado con Force India?

Bueno, es claro que no han dejado de trabajar… ¡Cómo tampoco lo ha dejado de hacer el resto de los equipos!Es prohibitivo dejar de analizar al resto en la parrilla, pues la posición no depende de una sola participación. Pues así como Mercedes anda adelante, Ferrari busca acercarse, lo mismo que Red Bull. En este caso, Haas ha hecho su trabajo, Renault también, aunque le falten un par de años para llegar al nivel competitivo que le ayude a pelear por el título… pero todas las escuderías desarrollan en la F1.Es ahí donde sorprende Haas, con Magnussen en el Top 10 por delante de Grosjeán. El danés irreverente, que declara frases incendiarias como “…a Fernando Alonso le molesta que Haas sea mejor que McLaren” o que su majeo sea tachado por muchos de antideportivo. Grosjeán, mucho más maduro ahora, da muestras de un avance psicológico en su carrera.McLaren, ya que lo mencionamos, ha llegado a mostrar sus propios avances. El mismo Alonso declaró el sábado que esperaba muchos puntos en la primera carrera. Lo mismo se esperaba en la casa francesa de Renault, sobre todo tras la calificación.En el Gran Premio de Australia, los de Red Bull se mostraron mucho más discretos y dependían de la madurez de sus pilotos, aunque Ricciardo rodó un poco más rápido de lo permitido en bandera roja y le penalizaron con tres posiciones en la parrilla tras la calificación y Verstappen, bueno… mientras pueda calmar sus ímpetus, estará bien.Uno de los más grandes problemas de los pilotos es exprimir al máximo sus posibilidades, y a veces se salen del reglamento, como Ricciardo, sin que ello suponga un arriesgue, pero si está fuera de reglamento, se debe sancionar… punto.En esos problemas de buscar más allá del límite, Valtteri Bottas se pasó en una curva, pisando con cuatro llantas fuera de pista y un poco en el pasto húmedo, lo que le provocó perder el control de su Mercedes que terminó contra las barreras, destrozando en el contacto la suspensión trasera y dañando la caja de velocidades lo que a la postre, fueron cinco posiciones tras la calificación. Es decir, 15°.Arrancada la carrera, no hubo los contactos y abandonos de siempre, sino la salida primero, de Sergey Sirotkin por problemas en los frenos. Luego, Marcus Ericsson y después el Toro Rosso de Pierre Gasly “fumaba” en la recta en un indicativo claro de que su motor estaba en problemas.Pero los dramas telenovelescos son lo que dan sabor a un evento de esta envergadura. Pues en la ventana de paradas en pits, Kevin Magnussen entró a pits… y a media vuelta de distancia se quedó parado. Después, Grosjeán sufrió la misma historia y todo por un problema en la pistola neumática. Se les privó de hacer historia, pues rodaban en la oportunidad de terminar en el Top 5, y por si fuera poco, la FIA les aplicó una sanción de 10 mil Euros por el doble abandono.No hay que perder de vista que esto no puede ni debe ser tomado como un hecho aislado, sino de competencia que podría cambiar la forma en la que veremos la Fórmula Uno en las veinte fechas que faltan para terminar el mundial.Renault por su parte, también avanzó. Nico Hülkenberg acabó séptimo, mientras que Carlos Sáinz logró sobreponerse a sus problemas de potencia e incluso a dolores estomacales para mantener a raya a Sergio Pérez y llevarse el último punto, ese que se le entrega al décimo en carrera.En el Gran Premio de Australia, Fernando Alonso ha sido de esos pilotos que “sacan agua de las piedras” y demostró que McLaren ha avanzado y sumó una buena participación terminando quinto del contingente, detrás de Ricciardo que en el Red Bull fue 4° y por delante de Max Vertappen, quien en sus ansias de novillero perdió posiciones por un trompo en una curva fallida. Stoffel Vandoorne acabó 9° y ese es un sabor que necesitaban los de Woking, para demostrarse a sí misms que los trabajos han rendido frutos, más como lo dijo Alonso en la radio: “…largo invierno, largas temporadas y ahora, podemos pelear”.Ferrari, por su parte, hizo la tarea cuando era debido. La salida de Grosjean provocó la salida del SCV (Safety Car Virtual), seguido por el auto físico y en las entradas a los fosos, lograron recibir a Vettel, cambiarle llantas y soltarlo por delante de Hamilton, quien no podría creer que perdía el liderato. Y así, también perdió la carrera, pues Vettel no aflojó hasta recibir la bandera de cuadros blancos y negros en el Gran Premio de Australia.Hamilton pareció humillar a todos por su calificación, pero su presión fue manifiesta en la radio cuando solicitaba el permiso para atacar a Vettel siendo segundo, luego, en la premura de alcanzarle, se siguió de largo en una curva que no perdona y cedió segundos en la diferencia, con lo que dilucidamos que bajo presión, Hamilton sigue cometiendo errores, sigue equivocando el enfoque de sus fuerzas que no fueron capaces de regresarle el liderato de una carrera que ha capitalizado perfectamente en la lectura de carrera la casa de Maranello.Räikkönen mantuvo a raya al local Ricciardo y fue tercero, pero que ambos autos escarlatas estén tan adelante en la posibilidad de esa victoria, habla de su evolución, habla del trabajo y de la madurez que se necesita para recuperar una hegemonía perdida hace una década y de la que han alimentado los recuerdos de gloria por años.La carrera de inicio del mundial, en el Gran Premio de Australia, sólo deja claras las cosas… no podemos analizar a la ligera, porque no es un piloto, son 20. No es una escudería, son 10. No es una posibilidad, sino miles, y en esas variables, no hay protocolos, algoritmos ni quiniela que puedan acertar a lo que nos espera en el presente campeonato, excepto, claro está, a que será una de las temporadas más competitivas de los últimos años.Piloto seguro es verdadero campeónSam Reyes