Un nuevo ciclo

Mesa de trabajo

logo

La cercanía entre la Final del Mundial y el inicio de nuestra Liga sólo sirvió para ratificar la urgencia para implementar cambios drásticos en la estructura de nuestro balompié a todos los niveles.En esta jornada uno vimos gratificantes destellos de alta calidad en jugadas individuales, pero en general el nivel de los partidos fue de regular a bajo, entendiendo que los clubes terminaron hace unos días sus pre temporadas. Nos guste o no, estemos de acuerdo o no, es una realidad.Lo que no se puede justificar es la cantidad de interrupciones en los partidos por simulaciones de faltas o por el criterio arbitral, que en muchas ocasiones considera como infracción cualquier contacto entre los jugadores. Eso debe ser corregido urgentemente en las charlas de la Comisión de Árbitros, pero también en los vestidores de los clubes si tenemos la intención de ver una liga más dinámica y, por ende, más atractiva.Esta observación puede comenzar la reflexión sobre el estancamiento que ha sufrido nuestro futbol en las últimas décadas. Con equipos que se interesan más por comprar jugadores de un nivel cuestionable, que por formar y dar oportunidades a jugadores jóvenes. Donde no se revisan los estándares de calidad de los elementos que llegan del extranjero. Con reglamentos de competencias cada día más confusos, sobre todo en los temas de ascenso y descenso de categoría. Con un gremio arbitral más preocupado por situaciones administrativas que por corregir errores cada vez más graves que hacen indispensable la presencia del VAR en nuestra Liga. Con la dolorosa ausencia de la Copa Libertadores y la Copa América a la que se debe ir con titulares, no con un representativo alterno.Esto sólo por mencionar algunos ejemplos.Nuestros defectos siguen ahí, es más, el fin de semana volvimos a escuchar el grito de “Puto” cuando despejaba el portero visitante.Con todos estos problemas, más la elección del nuevo técnico de la Selección Nacional, así como una urgente reestructuración en las selecciones juveniles y también con la necesidad de un cambio drástico en el manejo del Tri mayor, inicia la etapa del ingeniero Yon De Luisa como presidente de la Federación Mexicana de Futbol.Hay mucho por hacer y ya no cabe la indiferencia. Después de lo ocurrido con la Selección Nacional en la Copa del Mundo, después de su séptima eliminación consecutiva en octavos de final, se deben buscar medidas para romper este estancamiento. Y esto abre un gran número de posibilidades, ideas y sugerencias que deben ser estudiadas para respaldar con hechos la ilusión y el entusiasmo del aficionado.