La temida palabra que empieza con "F"

Con alma, vida y corazón

ANTONIO NELLI
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Una de las palabras más difíciles de usar en el futbol es: fracaso. ¿Cuándo se debe usar? ¿Quiénes están dispuestos a reconocerlo? ¿Siempre que no se llega a una meta establecida, se tiene que calificar como fracaso?Dado que todos los equipos que participan en una liga buscan ser campeones, si aplicamos una lógica muy extrema deberíamos concluir que quien levanta el trofeo es el único que no fracasa. Personalmente no comparto esa idea.Cada equipo tiene sus propios objetivos y en base a su potencial y recursos puede tener metas que no necesariamente se deban cotejar contra el resultado final de ser campeón o no.Actualmente se debate si Tigres fracasará en caso de que no llegue a calificar a la Liguilla en el actual torneo. El asunto tiene muchos enfoques y no es tan fácil como decir sí o no.Es cierto que este equipo cuenta con la plantilla más poderosa de México y quizá de Latinoamérica, partiendo de ese supuesto tendríamos que reconocer que no ubicarse entre los mejores ocho de la tabla significa alejarse, por mucho, de un objetivo elemental para esta plantilla.Sin embargo, el equipo llega en paralelo a la Final de la Concachampions y podría levantar este trofeo en algunos días más si logra ganarle a Pachuca. ¿Si Tigres avanza al Mundial de Clubes podría aligerarse la carga de no calificar en la Liga y dejar de lado el calificativo de fracaso?Viendo las razones por las que Tigres podría no llegar a calificar me queda claro que dependió de ellos mismos, ya que jugaron algunos partidos muy malos en donde no hay forma de encontrar una explicación que los libere de la responsabilidad.Tigres ha jugado hasta ahora siete de once finales posibles en todos los torneos que ha participado en los últimos años y me queda claro que el balance de este período es mucho más que positivo.Si aislamos el Clausura 2017 y Tigres no califica, creo que podríamos usar específicamente ahí el calificativo de fracaso porque resulta difícil entender por qué este equipo no alcanzaría a meterse entre los ocho mejores del torneo.Sin embargo, ese tropiezo debe minimizarse y ponerse en el contexto de lo logrado hasta ahora para entender que no demerita en nada la acumulación de éxitos y que bien puede aceptarse como algo que no se desea, que no debió pasar pero que al mismo tiempo resulta entendible.Ferretti tiene muchos éxitos con este equipo y su plantilla ha respondido con creces por lo que para los puristas podríamos calificar de fracaso el torneo en caso de no calificar, pero que en el contexto de un trabajo prolongado al paso del tiempo no debería dársele tanta importancia.Lo que sí resulta básico es que al interior del equipo tengan un diagnóstico específico y concreto sobre las causas por las cuales esto sucedió y sobre todo para tomar las medidas correctivas necesarias a fin de que no vuelva a pasar.Aunque mientras escribo estas líneas, Tigres tiene todavía posibilidades matemáticas de calificar y borrar del panorama la palabra más temida en el futbol: fracaso.