¿Errores con Var y sin Var?

Con Alma, Vida y Corazón

ANTONIO NELLI
logo

Los arbitrajes en los partidos Monterrey vs Pumas y Toluca vs Tigres hicieron sonar alarmas por la gran cantidad de detallitos y detallotes que se reflejaron directamente en el marcador de ambos cotejos.En el encuentro de Rayados, los Pumas recibieron tres cuchilladas gracias a los errores de Erick Yair Miranda que marcaron de manera tajante el rumbo del encuentro y ya nunca podremos saber que hubiera pasado, pero me queda claro que los capitalinos iban cosechando muchos merecimientos no sólo para no perder sino incluso para ganar el duelo en la Sultana del Norte.En el Nemesio Diez las intermitencias de Santander vuelven a ser tema de comentario y en balance creo que terminó afectando más a los norteños.Cuando se habla de errores arbitrales que inciden en los resultados no se trata de restarle mérito a los equipos que ganaron sin embargo no se puede quitar de la mesa del análisis las circunstancias que envolvieron cada cotejo.Sabemos que en cuestión de los hombres de negro es prácticamente imposible pedir la perfección pero también queda claro que hay de errores a errores y algunos son imperdonables y dignos de una sanción por parte de la Comisión de Arbitraje.Con estos acontecimientos muchos directivos y aficionados piden que se implemente de inmediato el VAR sin caer en cuenta que aún con el apoyo del video los errores se van a seguir presentando de una forma u otra.Es cierto que deben disminuirse los fallos garrafales en jugadas puntuales pero habrá otras en las que ni con 10 repeticiones alcanzarán la unanimidad los árbitros. Su trabajo siempre será juzgado desde la óptica de quién es beneficiado y quién es perjudicado.Si no aceptamos que las imprecisiones propias de la naturaleza humana se van a seguir presentando con VAR y sin VAR entonces no habrá poder humano que nos permita disfrutar de este deporte.Estoy muy interesado por ver cómo se implementa en México este recurso y de qué forma repercute en la percepción que hoy tenemos del trabajo de los hombres de negro, que se diga lo que se diga, siguen siendo de los mejores del mundo y si no me cree, dese una vuelta por las ligas europeas o sudamericanas para que lo compruebe.