Día 14: La invasión

Bitácora de viaje

logo

Atlanta ya vive el Super Bowl. Miles de aficionados han tomado por asalto la ciudad. Los siete carriles de los freeways son insuficientes para los autos que se dirigen al downtown. Hay mucho tráfico. Sí, es el fin de semana del Super Bowl.Nos dirigimos al Georgia World Congress Center para hacer nuestros enlaces desde el Super Bowl Experience. Hordas de aficionados caminan por las calles. Los estacionamientos subieron de 20 a 50 dólares, sí, casi 1000 pesos por estacionar tu auto cerca del centro neurálgico de la NFL. La entrada al Experience ahora cuesta 40 dólares y el lugar está a reventar. Las filas son enormes para entrar a las atracciones, tomarse una fotografía o comprar souvenirs.Los Patriotas entrenaron en las instalaciones de Georgia Tech, como toda esta semana. El tackle ofensivo Shaq Mason está feliz por haber regresado a su alma mater, no así el centro David Andrews, egresado de la Universidad de Georgia, originario se este estado de la Unión Americana, y que tiene sentimientos encontrados.“Sí, definitivamente es especial regresar a casa, aunque no siento realmente que regresé a casa porque nos quedamos en un hotel y especialmente estar trabajando en Georgia Tech y practicar ahí como egresado de Georgia es una gran tristeza y un pequeño distractor en la concentración para este juego. Es un poco duro, me duele un poco el corazón, siento como si estuviera detrás de las líneas enemigas.”Y es que las rivalidades en el futbol americano colegial son muy intensas, y más cuando se trata de universidades de la misma regiónOtro egresado de Georgia es el corredor Sony Michel, pero él minimizó el hecho de estar entrenando en Georgia Tech: “Es un gran sentimiento porque no hay nada mejor que estar en el Super Bowl porque hay mucha gente que en toda su carrera nunca llegó a un Super Bowl. Para mí, estar aquí, con mis compañeros, en mi año de novato, es un sentimiento increíble.”La buena noticia para los Pats es que ya entrenó al 100 por ciento el linebacker Dont’a Hightower, que el jueves se había ausentado de la práctica por mareos.También entrenó el liniero defensivo Malcom Brown, que presentaba una lesión en la pantorrilla, es decir, Nueva Inglaterra va con carro completo para enfrentar a los Rams, que a su vez ya tuvieron en la práctica a su pateador Greg Zuerlein.En todo este ambiente de Super Bowl no todo es bueno. Entre lo malo hay que señalar la cantidad de borrachos e impertinentes que te encuentras. Justo cuando nos preparábamos Luis Alberto Martínez y un servidor para hacer nuestro enlace para el Noticiero TD, se nos acercó un grupo como de 10 personas, hombres y mujeres, asumo que algunos mexicanos porque llegaron a ponerse de nuestro lado y gritar “México, México”, aunque por ahí otro gritaba “arriba Cali”, en estado de ebriedad.Nosotros estábamos recibiendo indicaciones por el “chícharo” (audífono) y no les hicimos caso a estos individuos. Acto seguido comenzaron a insultarnos y decir barbaridad y media. Yo sólo deseaba que se retiraran antes de entrar al aire y así sucedió, se fueron como 30 segundos antes de entrar al aire.Seguían insultándonos a lo lejos. Sí, nuestros propios paisanos, que se querían hacer los graciosos con nosotros y como no les seguimos el juego porque estaban muy borrachos, nos dijeron de todo. También los gringos pasaban muy borrachos, pero ellos no se metían con nosotros. Unos respetan, otros no.En fin, la temperatura subió en Atlanta, las emociones van en aumento. Estamos muy cerca del gran evento.