Tras retiro de Andrew Luck, coach de Colts respalda a Jacoby Brissett

Frank Reich otorga total respaldo al hombre que cargará con la ofensiva en Indianapolis.

logo

Este lunes comenzó oficialmente la era post Andrew Luck para los Indianapolis Colts y dio inicio con las palabras del head coach Frank Reich diciendo que la ofensiva del equipo se hallaba en buenas manos con Jacoby Brissett en la posición de quarterback titular.

De acuerdo con información de medios locales, el día para los Colts inició con una reunión que incluyó a Reich y a Chris Ballard, el gerente general del equipo, quien dio un pasional discurso sobre cuál es la dirección que debe seguir la organización, luego de la atronadora noticia del intempestivo retiro de Andrew Luck el pasado sábado. La selección número 1 del Draft de 2012 dijo adiós al fútbol profesional tras siete años en la NFL.

El casillero de Luck, en medio del vestidor de los Colts, ya estaba vacío, sin sus pertenencias ahí, incluyendo inclusive la placa con su nombre.

"Por un lado, podemos respetar y honrar el jugador y compañero que Luck era. Pero al mismo tiempo, podemos compartir emoción y entusiasmo por el equipo que tenemos de cara al reto que se aproxima. Además, no se trata de cuán bueno es un jugador, sino de cuán bueno es el equipo", declaró Reich.

Publicidad

Y será pronto cuando los Colts descubran para qué están hechos y en particular qué tipo de equipo serán con Brissett, quien estuvo prácticamente el pasado verano la mayor parte del tiempo practicando con el equipo titular. El equipo tenía en la mira superar la marca de 10-6 y rebasar la ronda del Playoff Divisional, pero Reich, a manera de broma, dijo que le gustaba tener de nuevo la etiqueta de 'underdog' de desfavorecido.

"Han sido muchas emociones estos días. Lo principal es no ver a Andrew todos los días. Altibajos, pero nos vamos acomodando. Me quedé perplejo (por el retiro de Luck), luego tuvimos una larga plática, era un vaivén de emociones. Te sientas con él y entiendes su decisión, es uno de mis mejores amigos. Es duro. Al final estaba sonriente. Eso es lo que me ayudó a ganar claridad y comprender mejor lo que estaba pasando. Verlo sonreír... le deseo lo mejor y hablaremos largo rato cuando nuestras carreras acaben", confesó Brissett.