Toño de Valdés | Semana de terror

Las lesiones ocurridas en la Semana 2 de la NFL no pueden pasar desapercibidas.

ANTONIO DE VALDÉS
logo

Todos sabemos que las lesiones en la NFL son normales, pero lo sucedido en la Semana 2 de este “terrible” 2020 es para destacar. El equipo más golpeado fue, sin duda, San Francisco.

Los Niners perdieron a Nick Bosa para lo que resta del año tras romperse el ligamento cruzado de la rodilla. El más joven de los Bosa fue el jefe de la defensa de los de la bahía el año pasado-para llegar al Super Bowl- con 47 llegadas de las cuales 37 fueron de manera solitaria, nueve capturas de QB para llevarse la designación de novato defensivo del año.

Además, también perdieron a Solomon Thomas que estaba llamado a ser el sucesor de DeForest Buckner tras su salida a los Colts.

En ofensiva, Jimmy Garoppolo y los corredores Raheem Mostert y Tevin Coleman también dejaron el partido ante los Jets, aunque parece estarán listos para regresar en algunas semanas.

Otro equipo que va a sufrir en serio este año son los Giants. Adam Gase no ha logrado hacer que su equipo camine y ahora hay que sumarle la baja de su mejor jugador, el corredor Saquon Barkley y su receptor estrella Sterling Shepard.

Saquon, segunda selección global del Draft en 2018, se perderá lo que queda de campaña por una rotura de ligamento cruzado- misma que Nick Bosa- y Shepard estará fuera de 3 a 6 semanas con una lesión en un dedo del pie.

Por supuesto no podemos dejar de mencionar a Christian Mccafrey, posiblemente el mejor corredor de la actualidad quien abandonó el partido ante los Bucs con una lesión en el tobillo y podría estar fuera hasta 6 semanas.

Carolina pierde al alma de su ofensiva que de por sí ya estaba teniendo una temporada complicada.

Algunos otros destacados son:

Cam Akers, corredor novato de los Rams.

Davante Adams, receptor de Packers.

Anthony Barr, Linebacker de Vikings.

Byron Jones, esquinero de los Dolphins.

Drew Lock, Quarterback de Broncos

Y Parris Campbell, receptor de los Colts.

Nunca va a ser fácil para un deportista de alto rendimiento no tener pretemporada e intentar jugar a su máximo nivel.

La pandemia del coronavirus no permitió que los jugadores tuvieran una pretemporada y el resultado ya empezó a verse en la terrorífica Semana 2 de la NFL.