Toño de Valdés | Semana de sorpresas

Fue una semana complicada para la NFL, pero todavía me parece más complicada para Chiefs, 49ers y Buccaneers.

logo

Fue una semana complicada para la NFL tratando de ajustar el calendario por los casos de COVID en diversos equipos, pero todavía me parece más complicada fue para Chiefs, 49ers y Buccaneers que estoy seguro no tenían en su presupuesto de inicio de temporada una derrota en sus respectivos compromisos.

Kansas City se encontró con su rival divisional, los Raiders, ahora de Las Vegas, que habían caído en sus últimas siete visitas al Arrowhead y llegaban además con par de tropiezos consecutivos.

Sin embargo, el domingo fue especial para Jon Gruden y su equipo con una ofensiva explosiva encabezada por un Derek Carr mucho más agresivo de lo que le conocemos, concretando jugadas grandes, mientras la defensiva en la segunda mitad limitó a Patrick Mahomes a solo 8 puntos para que el Campeón de la temporada pasada perdiera el invicto.

San Francisco por su parte fue sacudido por el veterano Ryan Fitzpatrick que completó pases para 350 yardas y tres touchdowns para que los Dolphins terminaran apaleando a los monarcas de la Conferencia Nacional.

Es cierto que los 49ers son un hospital, pero lo que vivieron el domingo debe tener sumamente preocupado a su coach Kyle Shanahan.

Finalmente, Tampa Bay sufrió ante Chicago, que si bien tiene marca ganadora, no lucia como un rival para complicarle el partido a Tom Brady, tanto que hasta mostró su desconcierto al reclamar en la última serie que le quedaba un down más, algo que fue muy comentado y que provocó inclusive una buena cantidad de memes.

Cairo Santos resolvió el partido con poco más de un minuto en el reloj y los Buccaneers no tuvieron capacidad de respuesta...

Y no va ser fácil recuperarse en su siguiente cita porque los tres equipos tienen juegos complicados. Los Chiefs visitan a los Bills, que también perdieron el invicto en la semana cinco, mientras que los Buccaneers reciben a Aaron Rodgers y a los Packers y los 49ers a un duro rival divisional, los Rams.