Toño de Valdés | El efecto RB

En una época en la que el ataque aéreo predomina es refrescante encontrar que equipos tienen éxito con una efectiva ofensiva terrestre.
Lead
Por:
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En una época en la que el ataque aéreo predomina en la NFL es refrescante encontrar que algunos equipos están teniendo éxito con una efectiva ofensiva terrestre, algo que hacia rato no se observaba en la liga.

En realidad sólo Derrick Henry y los Titanes de Tennessee en los años recientes habían marcado una clara tendencia a correr el balón y de hecho hace un par de campañas ese estilo a la vieja escuela los dejó en la antesala del Super Bowl.

En el 2021 Henry está fuera de circulación y sin embargo el efecto de los RB’s está pesando y como ejemplo lo que está sucediendo con Jonathan Taylor y los Potros de Indianápolis con una temporada que lo está convirtiendo en candidato para MVP.

Taylor acaba de tener un juego de cinco touchdowns ante Buffalo y es líder corredor con 1,205 yardas y catorce anotaciones. El gran trabajo del egresado de Wisconsin y con apenas 22 años ha ayudado a quitarle presión a su QB Carson Wentz que está recibiendo una nueva oportunidad luego de su paso por Filadelfia.

Indy acaba de tener una gran batalla frente a Tom Brady y los campeones Bucaneros de Tampa Bay y ahí apareció otro corredor que también está resultando clave y nos referimos a Leonard Fournette que anotó cuatro veces para un espectacular triunfo viniendo de atrás para el conjunto de Bruce Arians…

Otro equipo que está con esta tendencia es San Francisco, que con base en el novato Elijah Mitchell y a Debo Samuel, que es receptor, pero ha lucido como corredor en los últimos tres juegos, se han enrachado y están de vuelta en la lucha por los playoffs.

Los 49ers corrieron para 156 yardas vs Rams, 167 yardas contra Jacksonville y el domingo 208 yardas ante Minnesota. En esos tres duelos (todos triunfos) San Francisco ha anotado 95 puntos.

Cincinnati con Joe Mixon, Minnesota con Dalvin Cook, además de los QB’s corredores Lamar Jackson con Baltimore y Jalen Hurts con Filadelfia también están manejando esta tendencia con resultados positivos y no sería sorpresa que uno de estos jugadores estelares se convirtiera en la gran figura el próximo 13 de febrero en el Super Bowl.