Toño de Valdés | Armas silenciosas

Los alas cerradas de San Francisco y Kansas City tomarán roles decisivos en el Super Bowl.

logo

Desde que se abre el telón para la semana del Super Bowl, durante el Opening Night, los reflectores automáticamente se enfocan en los jugadores más mediáticos o aquellos que ocupan las posiciones más “importantes”. Sus stands se abarrotan de los más de 3 mil periodistas que buscan una entrevista.

Pero para esta edición 54, existen dos armas “silenciosas” que serán claves en el partido: los dos mejores en su posición, los dos tight ends: Travis Kelce de Chiefs y George Kittle de 49ers.

La evolución de las alas cerradas a lo largo de la historia los ha llevado a ser piezas fundamentales para el éxito de sus equipos. Se han convertido en un jugador plurifuncional que atrapa pases como receptor y bloquea como liniero. Ahora son más agiles y rápidos, sin perder su estatura y peso.

Sus temporadas fueron parecidas. Tanto para Patrick Mahomes como para Jimmy Garoppolo, sus tight ends fueron sus objetivos favoritos toda la campaña. Ambos acabaron como líderes de yardas por recepción en sus equipos, los dos fueron seleccionados al Pro Bowl y aparecen en los equipos All-Pro, el de Niners en el primero, el de Chiefs en segundo.

Publicidad

Kittle llegó a la NFL hace 3 años y su productividad ha ido en aumento, lo que le ha bastado para estar en años consecutivos jugando el partido de estrellas. Este 2019 acabó con mil 53 yardas y 5 touchdowns. sin embargo, en los Playoffs no ha encontrado la zona prometida y ha sumado, apenas, 35 yardas en solo 4 pases.

Por su parte, Kelce, seleccionado en 2013 por Kansas City, culmino su sexta temporada con ml 229 yardas y las mismas 5 anotaciones. Además, es el séptimo mejor receptor de la postemporada con 13 pases completos para 164 yardas y 3 touchdowns.

Los dos tienen la calidad para brillar en Miami y ayudar a sus equipos en su intención de coronarse. San Francisco buscando igualar a Patriots y Steelers como máximos ganadores con seis y Kansas City intentando levantar el trofeo Vince Lomabrdi por segunda ocasión en su historia.

Duelo de auténtico poder a poder en el Super Bowl LIV.

Publicidad